Segóbriga y la laguna de El Hito

Sábado, 26/ Domingo, 27, enero, 2019
Cultural y Nivel 1 (8,30 a.m.)

Nivel 1 foto de la excursión

Visita al yacimiento de Segóbriga y recorrido hasta la laguna del Hito.

Datos técnicos

Salida : 8,30 a.m. desde Templo de Debod, Monumento a los Caídos, calle Ferraz.
Regreso : En torno a las 17,30 h terminará la excursión, parando 30 minutos a tomar algo.
Precio : 24€ (Socios : 22€)
Incluye visita guiada a Segóbriga.
Desayuno : Tarancón.
Distancia : 13 km
Desnivel de subida :
50 m (60 m acumulado).
Desnivel de bajada :
120 m (130 m acumulado).

DESCRIPCIÓN DE LA EXCURSIÓN:

Marco Geográfico
Esta ruta se desarrolla por la provincia de Cuenca, entre la ciudad romana de Segóbriga y la población de El Hito.
Descripción del itinerario
Dos actividades se unen en este interesante y variado viaje : a primera hora visita guiada al yacimiento arqueólogico de la ciudad romana de Segóbriga.
A continuación emprenderemos la marcha hasta la población del Hito, siguiendo el sendero de Pequeño Recorrido PR 63, que nos llevará por la orilla del río Cigüela a través del pequeño y encantador desfiladero creado en las calizas hasta el puente romano y la calzada romana por la que caminaremos hasta alcanzar el pequeño caserío, junto a la laguna del Hito, a la que nos acercaremos a ver.
Valores naturales
La Laguna del Hito es de carácter endorreico, salina y estacional, con períodos de inundación fluctuantes en distintos años. Se caracteriza por su gran extensión, poca profundidad, ausencia de vegetación palustre y por la existencia de pastizales en su cuenca que se encharcan en función de los niveles de agua . Pero su característica más destacable es la concentración de grulla común en paso migratorio.
Esta declarada Reserva Natural por el Decreto 26/2002 y Reserva de la Biosfera de la Mancha Húmeda, por la UNESCO en 1981.
Valores culturales
Segóbriga es una de las ciudades romanas mejor conservadas del occidente del Imperio Romano y el más importante conjunto arqueológico de la Meseta. Inicialmente, sería un castro celtibérico que dominaba la hoya situada al norte de la ciudad, defendido por el río Gigüela. Tras la conquista romana, a inicios del siglo II a. C., Segóbriga se convirtió en un oppidum o ciudad celtibérica, quizás nombrada por primera vez en las luchas de Viriato, hacia el 140 a. C. Tras las Guerras de Sertorio, hacia el 70 a. C., pasó a controlar un amplio territorio como capital de toda esta parte de la Meseta, cuando Plinio la consideró caput Celtiberiae o inicio de la Celtiberia.
En tiempos de Augusto, poco antes del cambio de Era, dejó de ser una ciudad estipendiaria, que pagaba tributo a Roma, y se convirtió en municipium o población de ciudadanos romanos. Fue entonces cuando se produjo su auge económico como cruce de comunicaciones y centro minero de lapis specularis o yeso traslúcido utilizado para cerrar ventanas, por lo que inicia un admirable programa de construcciones monumentales que finaliza hacia el 80 d. C, fecha en que la ciudad debió alcanzar su mayor desarrollo, plenamente integrada en el mundo romano.
En el siglo IV ya se abandonan sus principales monumentos, como el anfiteatro y el teatro, prueba de su decadencia económica y de su progresiva conversión en un centro rural.
Dificultad de la ruta
Pequeña.
Equipo recomendado
Chaqueta impermeable, forro polar, botas de montaña, gorro, guantes, una mochila, comida, agua (1,5 litros como mínimo), botiquín personal, glucosa, etc. Aconsejable un paraguas plegable.
Es recomendable llevar un pequeño bolso de mano con ropa de repuesto que se deja en el maletero del autocar. Al regresar puede uno cambiarse, si por la razón que fuera se hubiese uno mojado (o no).
Por otra parte, y con el fin de no ensuciar el autocar, se ruega se lleve calzado de respuesto que se dejará en el maletero, quitándose las botas antes de subir al autocar.