De Revenga a La Granja

Sábado, 19/ Domingo 20, septiembre, 2020
Nivel 1 (9 a.m.)

Nivel 1 foto de la excursión

Una ruta variada, cargada de elementos históricos.

Datos técnicos

Salida : 9 h desde desde Templo de Debod, Monumento a los Caídos, calle Ferraz.
A las 9,15 a.m. en Plaza de Castilla.
Precio : 26€ (Socios : 24€)
Incluye : Peaje túnel de Guadarrama.
Desayuno : Sin parada a desayunar
Distancia : 13 km
Desnivel de subida : 230 m (240 m acumulado).
Desnivel de bajada : 175 m (185 m acumulado).
Grupo : Máximo 10 pax con un guía.
El traslado se realiza en autocar de 54 pax, que se comparte con otras excursiones hasta ocupar 50 plazas.
Imprescindible el uso de mascarilla en el autocar.
Durante la marcha no es necesario usar la mascarilla, siempre que se mantenga la distancia de más de 2 m.
Se ruega leer las siguientes recomendaciones Covid-19.

DESCRIPCIÓN DE LA EXCURSIÓN:

Marco Geográfico
Esta ruta se desarrolla por la vertiente norte de la sierra de Guadarrama, dentro de los términos municipales de Revenga y La Granja de San Ildefonso (Segovia).
Descripción del itinerario
Ruta muy variada y con numerosos componentes culturales : desde Revenga saldremos a la Cañada Real Segoviana por la que caminaremos en dirección este hasta llegar al rancho de esquileo de Santillana, hoy en ruinas y antiguamente venta situada en estratégico cruce de caminos : De este a oeste transitaban los pastores trashumantes ; de sur a norte, los romanos trazaron una calzada por la que cruzaban la sierra de Guadarrama camino de Segovia.
Es por esta calzada romana por la que ascenderemos hasta las praderas de las Navas del Rey, tomando la pista que nos conduce a la Cruz de la Gallega, estratégico collado por el que descenderemos a Valsaín.
En esta población, con los restos de su antiguo palacio real, comenzaremos a descender el río Eresma siguiendo el trazado de las Pesquería Reales para ir a terminar a La Granja de San Ildefonso.
Valores naturales
Numerosos : el piedemonte de la sierra de Guadarrama, que abandonaremos para atravesar los pinares de sylvestris y entrar en el valle alto del río Eresma o valle de Valsaín, espacio natural protegido. Y a continuación por el bosque de ribera continuar hasta la Granja.
Los Montes de Valsaín fueron el primer espacio natural protegido legalmente en España, con la prohibición de caza y pesca en 1579. Estos montes pertenecieron en siglos pasados a la ciudad de Segovia, a la Noble Junta de Linajes y al Común de su Tierra, hasta ser comprados en el año 1761 por el rey Carlos III. Desde esa fecha la propiedad estuvo vinculada a la Corona, salvo en el período comprendido entre la promulgación de la ley de desvinculación y venta de bienes de la Corona de 9 de diembre de 1869 y la Ley de junio de 1876, en que pasó el monte Matas a manos privadas, siendo devueltas a la Corona salvo las Matas Pirón, La Súca y Navalosar. Durante la Segunda República pasaron a formar parte del Patrimonio del Estado.
En el año 1982 y como consecuencia de la Ley 23 de 16 de junio, reguladora de los bienes del Patrimonio Nacional, la titularidad de estos Montes, fue transferida al ICONA. Posteriormente, al desaparecer éste, pasaron a ser propiedad del Organismo Autónomo Parques Nacionales, quien los gestiona a través del Centro Montes y Aserradero de Valsaín.
La singularidad del espacio, así como la riqueza y diversidad de su avifauna (más de 100 especies de aves nidificantes) hicieron que fuera declarado en 1987 como Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA), así como la posterior inclusión en la red NATURA 2000 de espacios protegidos de la Unión Europea.
Gran parte de los pinares que se recorren en este itinerario fueron declarados Sitio de Interés Nacional en 1930.
Valores culturales
La red de calzadas fue un importante pilar de cohesión del Imperio Romano, facilitando los desplazamientos y avance de las tropas entre las provincias, permitiendo la ocupación, el control administrativo y económico del territorio y romanizando los territorios conquistados. La calzada romana que pasa por el Puerto de la Fuenfría, fue construida en el siglo I a. C. para comunicar Segovia con las poblaciones del Sur de la Sierra de Guadarrama. Forma parte de La Vía no XXIV del ITINERARIO DE ANTONINO que unía las ciudades de Mérida y Caesar Augusta (Zaragoza). Muy utilizada hasta la construcción de los nuevos puertos de Navacerrada y Guadarrama en el siglo XVII. Fue paso obligado de los cortejos reales hacia los palacios de Valsaín, La Granja y Riofrío, lo que motivó obras de mantenimiento.
Carlos III, con 53 años, no dudó en emplear durante dos años (1767-1769) a sus mejores maestros de obra para acondicionar la margen izquierda del río Eresma. A este camino se le conoce como “Senda de las Pesquerías Reales” y su finalidad era facilitar la pesca a la realeza además de favorecer un ambiente adecuado para la cría de la trucha (se creaban retenciones en el curso del río y, a través de suaves cascadas, se oxigenaba el agua). El camino, de aproximadamente 9 km de longitud y dos metros de anchura, fue construido con cantos rodados, losas de granito y arena. En él se pueden observar también escalinatas que favorecían el acceso al agua y pasaderas de piedra y pontones de madera, hoy perdidos, que ayudaban a vadear o cruzar el río dependiendo de su caudal. En esta ruta recorreremos el tramo menos conocido, entre Valsaín y la Granja.
Dificultad de la ruta
Media/baja. Los desniveles son escasos.
Equipo recomendado
Chaqueta impermeable, botas de montaña, una mochila, comida, agua (1,5 litros como mínimo), botiquin personal, glucosa, etc. Aconsejable bastones y un paraguas plegable.
Es recomendable llevar un pequeño bolso de mano con ropa de repuesto que se deja en el maletero del autocar. Al regresar puede uno cambiarse, si por la razón que fuera se hubiese uno mojado (o no).
Por otra parte, y con el fin de no ensuciar el autocar, se ruega se lleve calzado de respuesto que se dejará en el maletero, quitándose las botas antes de subir al autocar.