De Buitrago a Gargantilla de Lozoya

Sábado, 24/ Domingo, 25, abril, 2021
Nivel 1 (10 a.m.)

Nivel 1 foto de la excursión

SOLO SE REALIZA EL DOMINGO 25 DE ABRIL 2021.
Cómoda ruta a lo largo del embalse de riosequillo, pasando por varias ermitas.

Datos técnicos

Salida : 10 a.m. desde Templo de Debod, Monumento a los Caídos, calle Ferraz.
A las 10,15 a.m. en Plaza de Castilla.
Regreso : Entre las 19 y las 20h el viaje llegará a Madrid, salvo retrasos ajenos a la propia organización del viaje (atascos, mal tiempo, etc).
Precio : 27€ (Socios : 25€)
Desayuno : Sin parada para desayunar.
Distancia : 14 km
Desnivel de subida : 95 m (220 m acumulado).
Desnivel de bajada : 50 m (80 m acumulado).
Grupo : 9 pax con un guía.
El traslado se realiza en autocar de 54 pax, que se comparte con otras excursiones hasta ocupar las 54 plazas. No se puede cambiar de asiento.
Imprescindible el uso de mascarilla en el autocar.
Durante la marcha no es necesario usar la mascarilla, siempre que se mantenga la distancia de más de 2 m.
Se ruega leer las siguientes recomendaciones Covid-19.

DESCRIPCIÓN DE LA EXCURSIÓN:

Marco Geográfico
Esta ruta se desarrolla dentro de los términos municipales de Buitrago de Lozoya, Villavieja de Lozoya y Gargantilla-Pinilla, en el norte de la provincia de Madrid.
Descripción del itinerario
Esta ruta nos conducirá desde la villa de Buitrago de Lozoya hasta Gargantilla de Lozoya recorriendo la orilla del embalse de Riosequillo para localizar el lugar en donde se fraguó la guerra fraticida entre las reinas Juana e Isabel la Católica (siglo XV).
Asi pues, comenzaremos a caminar en los arrabales de la villa medieval de Buitrago dirgiéndonos al encuentro del bello puente de Cal y Canto (s.XVI), tras lo cual nos encontraremos con la airosa espadaña de la ermita de la Trinidad, con los pinares de la Somosierra en el horizonte.
Seguiremos caminando por el cordel del Chorrillo para cruzar el arroyo de Riosequillo y a través del encinar acercarnos a la orilla izquierda del embalse de Riosequillo, caminando por la cañada del Zarzo de Cabañeros hasta alcanzar una de las reculas del pantano, momento en que la ruta continua por la cañada de la Cerrada de Garay hasta la ermita de Santiago, y desde allí alcanzar el caserío de Gargantilla de Lozoya, donde finaliza esta entretenida y novedosa excursión.
¿Por qué ir ?
Varios son los motivos que justican el interés por esta marcha. Para el senderista habitual en este nivel de excursiones es una ruta sencilla pues los desniveles son muy pequeños ; en una cota baja (1000 m de altura) donde la meteo no es muy adversa ; con unos paisajes muy variados (embalse, encinares...) ; amplias vistas de la Somosierra ; el puente de Cal y Canto, y la ermita de la Trinidad ; y la guinda a este recorrido, la ermita de Santiago, con su singular importancia para la historia de España. No se puede pedir más en una marcha por el campo.≤br>
Valores naturales
Los extensos bosques de robles, fresnos, encinas, quejigos y praderas naturales, que cubren las orillas del embalse, asi como la red de arroyos que descienden desde la Somosierra, creando interesantes bosques de ribera.
La Dehesa Boyal de Villavieja es una de las fresnedas comunales mejor conservadas de la Comunidad de Madrid. Su nombre proviene por destinarse antiguamente para las yuntas de vacas o bueyes de trabajo. Constituye una base tradicional de aprovechamiento del medio, combinando la ganadería extensiva que explota pastos, hojas de fresnos y leña ; así como el « ramoneo », poda de las ramas terminales de los árboles para alimento del ganado. Los fresnos son desmochados tomando su aspecto característico de gruesos troncos y copas pequeñas.
Valores culturales
La ermita de Santiago, en Gargantilla de Lozoya, tiene la particularidad de que sus restos, y el entorno en que se ubican, constituyen el primer Sitio Histórico declarado en la Comunidad de Madrid (BIC, 2018). Se inscribe en el grupo de iglesias y ermitas bajomedievales de la Sierra Norte madrileña, que incorporan formas extraídas de las tradiciones románica y gótica, pero ejecutadas con la ayuda de técnicas de albañilería mudéjar, reduciendo el trabajo de cantería al mínimo imprescindible.
En 1470, en el contexto de la crisis sucesoria de Enrique IV de Castilla éste, acompañado de su hija Juana, se encontró en la ermita de Santiago con la embajada francesa para oficiarse las capitulaciones matrimoniales entre el conde de Boulogne, que representa al Duque de Guyena, hermano del rey de Francia, con la princesa Juana, que entonces tenía 8 años. En ese mismo acto, los nobles castellanos juraron a la princesa Juana como legítima heredera al trono, lo que dio lugar a la Guerra Civil entre los seguidores de Juana y su tía Isabel, a la que hoy conocemos como Isabel La Católica.
El puente de Cal y Canto, construido en 1579, salva el arroyo de la Trinidad o de la Garganta, en el camino histórico desde la villa de Buitrago de Lozoya a la ermita de la Trinidad, ya en el término municipal de Villavieja del Lozoya. Es un puente de un solo vano, de cerca de 8 m de longitud y 2,5 m de anchura de paso. Fue restaurado en el 2013 por la Comunidad de Madrid.
El embalse de Riosequillo está situado en el curso medio del río Lozoya, y fue inaugurado en 1958. En 1994 se puso en servicio una minicentral eléctrica. La presa tiene más de un kilómetro (1.060 metros) de longitud, siendo una de las más largas de toda España. El muro es de gravedad con fábrica de cemento, hormigón y remates de sillería, y tiene una altura de 56 metros. Puede almacenar hasta 50 hm³ de agua y el lago artificial que produce puede llegar a alcanzar los 26 kilómetros de ribera.
Dificultad de la ruta
Media en este nivel, pero no deja de ser una marcha de montaña.
Equipo recomendado
Chaqueta impermeable, forro polar, botas de montaña, mochila con comida y agua (1,5 litro mínimo), guantes, gorro, paraguas plegable. Si se tienen bastones no estará de más llevarlos.
Es también aconsejable llevar un pequeño bolso de mano con ropa de repuesto que se deja en el maletero del autocar, por si fuera necesario cambiarse. Asi como calzado de repuesto, para cambiarse las botas antes de subir al autocar y no ensuciarle.
Por razones de seguridad los bastones tienen que transportarse en el maletero.