Atalaya del Molar y Canal del Mesto

Sábado, 27/ Domingo 28, febrero, 2021
Nivel 1 (9 a.m.)

Nivel 1 foto de la excursión

Una completa ruta en la que combinaremos la visita a una atalaya árabe y un espectacular recorrido por el cañón del río Guadalix.

Datos técnicos

Salida : 9 a.m. desde Templo de Debod, Monumento a los Caídos, calle Ferraz.
A las 9,15 a.m. en Plaza de Castilla.
Regreso : Entre las 19 y las 20h el viaje llegará a Madrid, salvo retrasos ajenos a la propia organización del viaje (atascos, mal tiempo, etc).
Precio : 27€ (Socios : 25€)
Desayuno : Sin parada para desayunar.
Distancia : 12 km
Desnivel de subida : 50 m (70 m acumulado).
Desnivel de bajada : 250 m (270 m acumulado).
Grupo : 9 pax con un guía.
El traslado se realiza en autocar de 54 pax, que se comparte con otras excursiones hasta ocupar las 54 plazas. No se puede cambiar de asiento.
Imprescindible el uso de mascarilla en el autocar.
Durante la marcha no es necesario usar la mascarilla, siempre que se mantenga la distancia de más de 2 m.
Se ruega leer las siguientes recomendaciones Covid-19.

DESCRIPCIÓN DE LA EXCURSIÓN:

Marco Geográfico
Esta ruta sorprendete por la belleza de parajes insólitos a tan pocos kilómetros de Madrid, y discurre entre las poblaciones de El Molar y San Agustín de Guadalix.
Descripción del itinerario
Primeramente subiremos desde el pueblo de El Molar hasta los restos de su atalaya árabe, que ha sido recientemente restaurada y convertida en el Centro de Interpretación de la Atalaya.
Desde allí descenderemos al río Guadalix, que se estrecha formando un cañón de gran belleza, por el que discurre el Canal del Mesto.
Tras visitar el Azud, descenderemos por el Canal a lo largo de un estrecho desfiladero hasta llegar al puente de San Antonio, visitando previamente la cascada del Hervidero, que por estas fechas estará espectacular gracias a las últimas lluvias.
Tras cruzar a la orilla izquierda del río continuaremos por la llamada Colada de las Huelgas hasta el área recreativa del Lago de los Patos, en San Agustín de Guadalix, donde finalizará la marcha.
Valores naturales
Indudablemete el cañón fluvial labrado por el río Guadalix, que alberga una rica y variada flora, al tiempo que es un nicho ecológico de gran importancia para varias especies de águilas de porte medio.
En la flora destacan los fresnos y alisos, estos últimos tan abundantes que dan nombre a varios topónimos (Charca del Aliso, p.e.). También veremos abedules, sauces, álamos, chopos, arces de Montpellier así como encinas, y coscojas, que en las partes altas de la ruta son sustituidas por jaras.
Valores culturales
La atalaya de El Molar es una de las atalayas árabes de la provincia de Madrid. El conjunto de atalayas forma parte de un sistema defensivo y organizador de un territorio determinado que se conoce como Marca Media del Al-Andalus, y que durante el emirato y califato cordobés constituyó la frontera entre árabes y cristianos. Fueron construidas entre los siglos IX (emirato de Muhamed I de Córdoba) y X (Abd al-Rahman III).
La atalaya del Molar formaba parte de una línea integrada por las atalayas de El Berrueco, Arrebatacapas, Venturada y El Vellón. Esta atalaya desapareció, siendo retaurada recientemente por el ayuntamiento del Molar, que ha instalado en ella un Centro de Interpretación.
Los canales que traen el agua a Madrid, en su mayoria construidos a finales del siglo XIX y principios del XX atesoran numerosos ejemplos de lo que ha dado en llamarse Arqueología Industrial. El descubrimiento y la valoración de estas obras es uno de los puntos más interesantes de este itinerario. El Canal del Mesto es una de las obras hidráulicas que integran el Canal de Isabel II (inaugurado en 1859) para llevar el agua a la villa de Madrid. El Azud del Mesto se inauguró en 1906, aunque hoy esta en desuso. Igualmente, en esta ruta veremos algunas almenaras.
Dificultad de la ruta
Media/baja.
Equipo recomendado
Chaqueta impermeable, forro polar, botas de montaña ; mochila con comida y agua (1,5 litros mínimo) ; gorra, bastones, botiquín personal, cubremochilas.
Es recomendable llevar un pequeño bolso de mano con ropa de repuesto que se deja en el maletero del autocar. De esta forma, al regresar puede uno cambiarse, si por la razón que fuera se hubiese uno mojado (o no).
Por otra parte, y con el fin de no ensuciar el autocar, se ruega se lleve calzado de respuesto que se dejará en el maletero, quitándose las botas antes de subir al autocar.
Por razones de seguridad, los bastones se transportarán necesariamente en el maletero del autocar.