Asturias Oriental : Rutas por montañas y costas.

Del 19 al 26 julio 2020 (Nivel 1+)

Nivel 1+ foto de la excursión

Este viaje tiene la SALIDA CONFIRMADA, a la espera de las medidas que dicte el Gobierno.

DESCRIPCIÓN:

Pocas regiones de España atesoran tantas y tan variadas riquezas monumentales y naturales como el Oriente de Asturias, tal y como veremos en este viaje en el que junto a rutas a pie de belleza singular hemos incluido la visita a los principales monumentos y pueblos de la comarca.
Para empezar baste señalar que caminaremos por el Parque Nacional de Picos de Europa, los Paisajes Protegidos de la Sierra del Cuera, de la Costa Oriental y de la Sierra del Sueve, combinando itinerarios por montañas (sierra Juan Robre, sierra Cocón...) con recorridos costeros por acantilados (bufones de Prías y Pimiango) y rutas por foces bajo densos bosques mixtos (Casaño, Dobra). Nos bañaremos en playas preciosas como Cuevas del Mar, la Franca, Mendía, Santa Marina, del Sablón... ; veremos asturcones y gamos en altas vegas, y bajaremos a ver las hayas a menor altura de toda la península Ibérica.
Pero es que además descubriremos un monasterio asentado en la desembocadura de una ría, o un cenobio donde enterraban a caballeros de la Orden del Temple. Pasearemos por algunos de los pueblos más bonitos de Asturias (Cangas de Onís, Ribadesella, Llanes, Arenas de Cabrales, Colombres) y nos detendremos a contemplar casi una veintena de monumentos declarados Bien de Interés Cultural.
Y no podíamos olvidarnos, en el Oriente Asturiano, de su gastronomía. Los amantes del queso lo tienen fácil (o difícil, ¿con cuál quedarse ?) : el "queso azul" de Cabrales ; el "gamoneu" de Cangas ; el "queso-picón" de Tresviso ; el queso de vaca de Vidiago ; el queso de Porrúa, en la sierra del Cuera ; el queso Bedón, de Llanes. Quién prefiera el pescado no puede dejar de probar el salmón del Sella ; el bonito del "rollo" de Ribadesella ; el pixín o rape ; el pastel de Cabracho o la merluza del pinchu. Para los carnívoros, el delicioso cachopo, la carne rexa o los pitos de Caleya. Y no nos olvidemos de las tradicionales fabadas o potes asturianos. ¿Y, por cierto, hay algo más asturiano que la sidra ?. En este viaje, la mitad de los días, a la hora de la comida estaremos en alguna población, entre caminata y visita.

Datos técnicos

Precio : 735€ (socios, 715€).
Salida : Domingo, 19, julio, 2020, 14,05h, desde la estación de Chamartín (Madrid).
Alojamiento : Hotel La Rivera, en Arenas de Cabrales.
Guía : Sergio Vega.
Grupo reducido.

PROGRAMA DEL VIAJE:

- Domingo, 19 : Viaje Madrid-Torrelavega.
Salida a las 14,05h desde la estación de Chamartín (Madrid). Viaje en Alvia hasta Torrelavega a donde llegaremos a las 17,49h. Allí nos recogerá el guía para trasladarnos a Arenas de Cabrales. Alojamiento y cena.
Las Arenas es una villa y una parroquia del concejo asturiano de Cabrales, cuya capital es Carreña. La iglesia parroquial de Santa María de Llas es un templo de estilo románico tardío, declarado Bien de Interés Cultural en 1992. Y claro esta, Cabrales es conocido por su queso azul.
- Lunes, 20 : Ruta por los bufones y acantilados de Prías.
En el día de hoy vamos a unir dos preciosos recorridos a pie : Los acantilados y bufones de Prías y la Senda de Samuel. Además, visitaremos el único monasterio ubicado junto a la desembocadura de una ría.
Así pues, nada más desayunar nos dirigiremos a la iglesia y monasterio de San Antolín de Bedón, cenobio benedictino actualmente abandonado, enclavado en un paraje precioso junto a la ría del Bedón y la bella playa de San Antolín, la más extensa del concejo de Llanes. Fue declarado Monumento Histórico-Artístico en 1831, y BIC en 1931. Construido en el s.XIII, presenta rasgos del románico, aunque con arcos ya apuntados.
Al finalizar la visita nos iremos a la playa de Cuevas del Mar, donde dejaremos el vehículo para comenzar la primera de las marchas, que por el lado este de la playa sube hasta la ermita de San Antonio y, un poco más allá, al cabo de San Antonio donde disfrutaremos de amplias vistas de los acantilados y playas cercanas, así como arcos rocosos y algún bufón. Rodeando la costa oriental podremos ver una pequeña playa que en realidad son dos separadas por un pequeño roquedo (playas de Puertu Cerráu y Puertu Secu). Y a continuación la playa de San Antonio, a la que bajaremos para apreciar su lecho de fina arena amarilla.
Regresaremos a la playa de Cuevas de Mar (4 km, 50 m de subida y bajada) para trasladarnos con el coche hasta la cercana población de Garaña, donde iniciaremos el segundo tramo de la senda costera, dirigiéndonos hacia la punta Espines, frente al islote Horcado de Cuevas. A partir de aquí la ruta transcurre por los acantilados de la costa caminando en dirección oeste contemplando un amplio abanico de formaciones kársticas : dolinas, simas, cenotes, grutas, arcos, puentes, oquedades, canales, rasas, etc. Pasaremos por el Pozo de las Grallas, una gran abertura que el mar ha tallado en la roca, dos cavidades conectadas por sendos arcos calcáreos. Sin duda, una orografía singular de gran belleza, incluida en el Paisaje Protegido de la Costa Oriental.
Siguiendo el sendero de los acantilados llegaremos al Bramadoriu, el más extenso campo de bufones de Asturias. Un bufón es una formación kárstica que consiste en un orificio vertical formado a pocos metros del borde de un acantilado de roca caliza y que inferiormente comunica con el mar. Cuando la marea sube y las olas baten con fuerza, un chorro de agua de mar pulverizada es expulsada hacia arriba (como si fuese un géiser), lo que provoca un bufido característico (en esta fecha la pleamar se produce a las 17,15 h).
Tras contemplar los bufones iniciaremos la La Senda de Samuel, un sendero PR creado en memoria de Samuel Álvarez (en una placa en el camino conoceremos sus méritos). Desde la playa de Guadamía, y en poco más de 3 km, encontraremos innumerables puntos de interés tanto etnográficos (azudes, puentes antiquísimos, molinos de maíz, lavaderos...) como paisajísticos (un río Guadamía de aguas transparentes, con pozas, cascadas, espesa vegetación de ribera...). Un sendero corto, pero intenso, cargado de sorpresas.
Nuestra ruta prosigue por caminos locales para regresar a Garaña, donde finalizaremos el recorrido (14 km, 160 m de subida y bajada). Aquí se encuentra el Palacio de Garaña, construido entre los años 1881 y 1882 como residencia de verano de los marqueses de Argüelles. Es uno de los mejores palacios del s.XIX de estilo historicista. Actualmente es un hotel y restaurante, donde podremos tomar algo antes de regresar al hotel. Cena.
- Martes, 21 : La Sierra de Juan Robre y las foces del río Casaño.
En el día de hoy vamos a realizar dos marchas bien distintas : por la mañana, una travesía por la sierra de Juan Robre ; y, por la tarde, una ruta por el cañón del río Casaño, rodeados de vegetación, destacando los castaños centenarios.
La Sierra de Juan Robre es un cordal que se encuentra entre la Sierra del Cuera (al Norte) y los Picos de Europa (al Sur), lo que convierte a esta sierra en un espectacular balcón del macizo Central de Picos y, en especial, del Naranjo de Bulnes. Las vistas se agrandan con el cañón del Cares, que corre aguas abajo entre ambos macizos (Picos/Juan Robre). El Forcau del Cuernu, con 974 metros, es su máxima altura.
Después de desayunar nos trasladaremos a Cáraves (a 12 km), pequeña población divida en dos barrios (La Voleta e Higares). En el primero se encuentra la iglesia de Santa Maria Magdalena, donde iniciaremos la marcha callejeando por el caserío a tomar un sendero ganadero que recorre la vertiente meridional de la sierra de Juan Robre, y va ascendiendo paulatinamente hasta los Invernales de la Nava, donde pasta el ganado vacuno. Esta senda nos conducirá al colláu Pandiu, a la majada Casacá y a la majada Parrada, donde disfrutaremos de la primera vista del pico Urriellu, al tiempo que a nuestra espalda contemplaremos la singular Pica Peñamellera.
Desde aquí el sendero asciende al colláu La Robellá, cruza la amplia canal de Somarribas y por el colláu de la Jaya accede a los Invernales de la Nava, extensas praderas con numerosas cabañas ganaderas diseminadas por las dos vegas (La Cosa y La Nava), apenas separadas por el discreto colláu Trema, que marca la máxima altura de esta ruta (682 m). Los invernales se ubican en un paraje muy especial, pues resulta raro encontrar unas praderías tan amplias, rodeadas al norte por el agreste arco calizo que forman las tres principales cumbres de la sierra, mientras que por el sur las laderas se desploman hacia el profundo curso del río Cares.
A partir de aquí el sendero irá descendiendo hacia Arenas de Cabrales, cuyas casas ya se divisan en el fondo del valle. En la revuelta Rescañu la ruta gira para cruzar la reguera Baú Guazones bajo los paredones calizos de Cabeza Robre, y toma el camino de las Boronas a enlazar con la Ería de las Borianas, pista por la que entraremos en Arenas y en el hotel. Volviendo la vista atrás nos sorprenderá la vista de la sierra que acabamos de cruzar (12 km, 380 m de subida y 530 m de bajada).
Tiempo libre en Cabrales para comer y descansar, antes de dirigirnos al cercano pueblín de La Molina (a 11 km) para realizar una marcha vespertina por las foces del Casaño, uno de los ríos trucheros más limpios y cristalinos de toda Asturias. La ruta se desarrolla por la orilla del mismo, por un bosque mixto de castaños, robles, acebos, hayas... una caminata en la que no nos cansaremos ni de escuchar el rumor del agua ni tampoco de disfrutar del espectáculo visual de las aguas escurriéndose entre las rocas. Primeramente descenderemos a la orilla izquierda del río, hasta el puente romano de Pompedro, donde nos internaremos en las foces siguiendo el sendero que cambia de orilla en diversos puentes (Hormigón, Escobín) hasta alcanzar el puente de los Mineros, desde donde iniciaremos la vuelta por el mismo camino, descubriendo nuevos paisajes (8 km, con 100 m de subida y bajada).
Regreso al hotel. Cena.
- Miércoles, 22 : La Sierra del Cuera y las foces del Dobra.
Completo día en el que vamos a combinar una ruta de montaña por la sierra del Cuera (Paisaje Protegido), con un recorrido por el desfiladero del río Dobra. Y, entremedias, una visita a Cangas de Onís, para comer en el pueblo, y degustar su célebre queso gamoneu.
Tras el desayuno nos trasladaremos a Asiego (a 6 km), que en el 2019 fue declarado Pueblo Ejemplar de Asturias, por su modelo de desarrollo rural. Conserva casas de arquitectura tradicional asturiana con su típico corredor, su iglesia de San Miguel Arcángel y un par de queserías en las que se elabora el conocido queso de Cabrales con Denominación de Origen Protegida. Pero es que, además, Asiego disfruta de una de las mejores vistas del Naranjo de Bulnes (Pico Urriellu) desde el mirador de Pedro Udaondo. Vistas que, por otra parte, serán una constante en nuestra ruta por la sierra del Cuera, cordal litoral de casi 40 km de longitud, que desde el Sella se extiende hasta el río Deva, alcanzando en los 1315 m del pico Torbina su máxima cota. La plataforma superior del Cuera es un mosaico de lapiaces, dolinas, uvalas, poljés, valles ciegos, simas y un sinfín de formas kársticas. Presenta una clara disimetría, con fuertes pendientes en la vertiente norte, lo que ha provocado la ausencia de nucleos urbanos, que se han asentado en su vertiente meridional, donde una pendiente menos pronunciada ha propiciado el desarrollo de la agricultura, y de la ganadería en brañas de altura.
Es por ello que hemos elegido la ladera de solana del Cuera para ascender a dos de sus atalayas más privilegiadas : Pico Tiedu (1181 m) y Cabeza Ubena (1188 m). El itinerario se inicia en Asiego (450 m) siguiendo una pista ganadera de uso restringido que en 3 km nos conduce a la majada de Trebandi (800 m), tras pasar por un par de colladitos y varias brañas.
Desde Trebandi el sendero alcanza la braña de la Mata (900 m) y la collada de Virzu (980 m), donde conviene volver la vista atrás, para apreciar en todo su esplendor los Picos de Europa, macizos Central y Occidental (Urrieles y Cornión).
Desde la Cruz de Virzu caminaremos hacia las brañas de Asiego, ubicadas en un amplio circo rodeado de cumbres : las de la izquierda son nuestro objetivo (Tiedu y Ubena). Atravesando varios jous alcanzaremos el collado de Peña Blanca, así llamado por divisarse desde él la cumbre homónima. Un esfuerzo más y habremos alcanzado la Cabeza Ubena, señalizada con cruz, buzón y belén, pudiendo disfrutar entonces el maravilloso espectáculo de montañas y mar con que nos obsequia esta cumbre.
Un jou más y estaremos en la segunda cumbre, el Tiedu, igualmente con buenas vistas. Desde este pico descenderemos a la collada de Virzu y a la de Trebandi, donde enlazaremos con la pista ganadera por la que volveremos comodamente a Asiego, completando otra ruta panorámica (11 km, 690 m de subida y bajada).
A continuación nos trasladaremos directamente a Cangas de Onís, con tiempo libre para comer. La ciudad de Cangas de Onís está asentada en la junta de los ríos Sella y Güeña. Fue capital del Reino de Asturias hasta el año 774. Su concejo incluye 13 localidades, entre ellas Covadonga. Dos mil hectáreas de su concejo están incluidas en el Parque Nacional de Picos de Europa. Entre sus numerosos monumentos merece la pena destacar : El Puente "Romano", que es la imagen más emblemática de Asturias (BIC, 1931) ; La iglesia de Santa Cruz, datada en el 737, fue el primer templo cristiano que se construyó en España y, tras ser destruida durante la Guerra Civil, fue reconstruida en 1950 (BIC, 1931) ; El Palacio de Cortés, del siglo XVIII ; La iglesia parroquial de Santa María de la Asunción ; La antigua Audiencia, etc.
Después de comer y dar un paseo por el pueblo nos trasladaremos al Dobra, parando en el caserío de Caño para ver La Salmonera, presa construida para facilitar la remontada de los salmones del Sella a través de un sistema de escaleras y pozas artificiales. Tras recorrer las pasarelas nos dirigiremos a Tornín, donde iniciaremos la ruta por el Dobra, río que marca el límite occidental de los Picos de Europa, y que en Tornín se une al Sella. La marcha transcurre por la orilla derecha del Dobra (en celta, agua) pasando, nada más empezar, por el Puente Viejo, medieval, que en su día formó parte del Camino Real a León.
La ruta continua por un sendero que se va estrechando y presenta algunos pasos bastante sinuosos e irregulares, labrado en piedra caliza (la parte más incómoda de andar) hasta que de nuevo vuelve a ensancharse bajo la cubierta vegetal de carbayos, fresnos, arces, olmos, alisos, sauces, avellanos... hasta que, de repente y para nuestro asombro, aparece ante nosotros la Olla de San Vicente, una gran y bella poza natural, de aguas cristalinas y con un precioso color verde esmeralda. Los menos frioleros podrán bañarse en este paradisiaco lugar. Volveremos por la misma senda, degustando los cambios de luces del atardecer (6 km, 90 m de subida y bajada). Regreso al hotel. Cena.
- Jueves, 23 : Los Picos de Europa y la Sierra Cocón.
Hoy vamos a caminar por el Parque Nacional de los Picos de Europa, combinando un recorrido en coche por el macizo Central con una ruta senderista por el macizo Oriental. Para ello, después de desayunar cogeremos el vehículo para iniciar el viaje en coche hasta Tresviso. Desde Arenas la carretera sigue el curso del río Cares, que ha labrado un precioso desfiladero cuya visión, por sí sola, ya justifica el viaje hasta Poncebos. Desde allí la carretera remonta el curso del río Duje (que baja desde el refugio de Áliva), pasa por las poblaciones de Tielves y Sotres, y supera el Jitu de Escarandi (1330 m), collado por donde cruzaremos al valle de Sobra y a Tresviso, ya en la Comunidad de Cantabria. Tresviso (920 m) es una pequeña localidad donde se elabora el queso Picón Bejes-Tresviso, con Denominación de Origen Protegida. Tiene la particularidad de que siendo un pueblo cántabro, el acceso por carretera se realiza exclusivamente desde Asturias (por la que hemos venido), ya que desde el Desfiladero de la Hermida solamente se puede llegar por el espectacular sendero que remonta el cañón del río Urdón, quebrado camino de herradura, que a lo largo de seis kilómetros franquea un paredón de 900 metros, por donde antaño se daba salida a los productos de la mina hacia la cuenca del río Deva.
El objetivo principal del día de hoy es ascender a uno de los mejores miradores de la región : el Cueto Cerralosa (1565 m), la cota máxima de la sierra Cocón. Previamente, para calentar piernas, vamos a caminar por el PR17 Entorno de Tresviso, un sendero balizado que rodea por el sur el caserío a través de un bonito bosque de robles, accediendo al mirador de la Teja, con una vista impresionante del cañón del Urdón (3 km, 100 m de subida y bajada).
Con las piernas entrenadas acometemos la subida al Cueto Cerralosa, siguiendo una ruta que inicialmente asciende por una pista hasta la majada de la Mesa (1125 m) y Cueva La Casona, donde otrora se maduraban los quesos de la zona. La pista, ya naturalizada, finaliza en una cuadra en mal estado dando paso a un sendero que sube entre matorral bajo de brezo por la amplia canal que conduce a Tresviso. Alcanzado el collado Cocón de Arriba (1511 m) sólo resta recorrer los últimos metros de la vertiente norte hasta la cumbre del Cueto Cerralosa.
La sierra Cocón marca el límite norte del Parque Nacional de los Picos de Europa, así como la divisoria entre Asturias y Cantabria. El hecho de que el Cueto se ubique casi 1500 m sobre los desfiladeros creados por los ríos que le circundan (Cares, al norte ; Deva, al este ; Urdón, al sur) convierte a este pico en una espectacular atalaya dificilmente igualable por cualquier otra cumbre o mirador. Así, mirando al sur disfrutaremos de una panorámica excepcional de los tres macizos de Picos (Ándara, Urrieles y Cornión), con el Naranjo de Bulnes asomando poderoso entre un penacho de agudos picos. Al este, en el horizonte lejano, destacan Peña Sagra, Tres Mares y Peña Labra, en los confines de Liébana con Palencia. Al norte, la sierra del Cuera y el mar Cantábrico. Y al oeste, la sierra del Sueve, con la inconfundible silueta del pico Pienzu y su cruz. No se puede pedir más.
El descenso se realiza por el mismo camino, completando una ruta corta pero intensa (7 km, 645 m). Regreso al hotel. Cena.
- Viernes, 24 : Sendas y Monumentos de Pimiango.
Después de desayunar nos trasladaremos a la pequeña población de Pimiango, perteneciente al municipio de Ribadedeva, en el límite oriental de Asturias.
Tras dar un paseo por la villa nos trasladaremos a Pimiango, cuyo entorno es uno de los más mágicos, evocadores y sorprendentes de la costa asturiana, según veremos en esta ruta que iniciaremos en el mismo caserío dirigiendo nuestros pasos, primeramente, al mirador del Pico del Cañón desde el que tendremos una bella vista de la desembocadura del río Deva, formando la ría de Tina Mayor que se abre al Cantábrico a través de un estrecho cañón con paredes de 200 m de altura. La otra orilla del río esta ya en Cantabria. Esta ría es un LIC y una zona ZEPA.
La marcha continúa enlazando con El Camino de Santiago del Norte por el que caminaremos atravesando el encinar más importante de la costa cantábrica, que alberga también robles, madroños, abedules y acebos. Nuestra siguiente parada la haremos frente a las ruinas del Monasterio de Santa Maria de Tina, declaradas Bien de Interés Cultural (5/3/20). El enclave monástico debe su origen a los monjes hispano-visigodos que ocuparon el lugar en los s.VII-VIII, siendo los actuales restos románico-góticos obra del s.XII-XIII. Donado a la abadía de Lebanza (Potes) se exclaustró en 1835, con la Desamortización de Mendizábal. Y dos curiosidades : una, que a pesar de titularse Monasterio, no existen testimonios documentales sobre su pertenencia a alguna de las órdenes monásticas conocidas. Y dos, que se encontraron restos de caballeros de la Orden del Temple enterrados en el interior.
Envueltos por la magia del lugar nos dirigiremos, tras las flechas amarillas, a la ermita de San Emeterio (que lo es también de San Celedonio), BIC (5/3/20). Los relatos mitológicos cristianos cuentan que los ángeles tomaron los restos de San Emeterio y San Celedonio (soldados celtas mártires de su fe) y los colocaron en un navío de piedra, el cual fue milagrosamente guiado hasta la costa de Pimiango. En su honor se levantó una pequeña ermita (s.XIII), pero los clérigos del pueblo vecino, Portus Victoriae, reclamaron las reliquias para ser protegidas de la invasión musulmana y ambos mártires fueron escogidos como patronos de aquel pueblecito, hoy la actual Santander, en cuya catedral se veneran las reliquias de ambos santos.
Bajando unos escalones nos encontraremos con la entrada a la Cueva del Pindal, frente a la Ensenada del Moral en un entorno precioso. En esta cueva se descubrió (1908) la primera manifestación del hombre prehistórico en Asturias. Es un Bien de Interés Cultural (1924) y Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO (2008). Si fuera posible realizaríamos una visita guiada a esta cueva.
Continuando con la ruta saldremos a la carreterita que da acceso al Faro de San Emeterio (1852), el faro más solitario de la costa asturiana (no se puede visitar). Enseguida abandonaremos el asfalto para acceder a la rasa de Tronía. Toda la costa de los términos de Ribadedeva y Llanes esta incluida en el Paisaje Protegido de la Costa Oriental de Asturias, caracterizado por multitud de niveles de arrasamiento marino, y la coexistencia de dos tipos de roquedo de diferentes características, cuarcitas y calizas. La conjunción de rasas y rocas da lugar a los bufones. De entre los seis niveles de rasas, el de Tronía es uno de ellos, proporcionando el agua subterránea que sale por la cueva del Pindal.
Tras cruzar la rasa accederemos a los preciosos acantilados de la costa, divisándose una bella panorámica del litoral y, en especial, de la ensenada de Rejolguero, entendiéndose entonces perfectamente que sea Paisaje Protegido.
Desde aquí tomaremos el sendero que asciende al Mirador del Picu, con amplias vistas tanto de los Picos de Europa como de la costa. Sólo resta regresar a Pimiango, a cuyos habitantes se les conoce con el gentilicio de mansoleas, nombre que también es la jerga gremial de los zapateros de este pueblo (12 km, con 170 m de bajada y subida).
Seguidamente nos trasladaremos a la playa de la Franca, una de las mejores de Asturias. Aprovechando que en esta fecha la bajamar se producirá a las 13,50 h, vamos a realizar una pequeña ruta por las playas a oriente de la Franca, las cuales quedan cubiertas por el agua en la pleamar, que en este día se producirá a las 20,09 h. Así pues desde la Franca pasaremos a la inmediata playa del Oso y tras pasar por algunos tramos de rocas acceder a la playa de El Vivero, tras la cual pasaremos a la playa de Mendía. Su zona oriental recibe el nombre de playa de Cuevas Coloradas, cerrada por la punta Cebollera, y en donde encontraremos el llamado Arco as Catedrales. Hasta aquí son 2,5 km de caminar por rocas y doradas arenas, donde podremos darnos un baño, y comer. Para regresar podemos tomar un sendero que sale entre las playas de El Vivero y Mendía (150 m de subida) y, al salir a una pista, nos conduce de vuelta a la playa de la Franca, en otros 3 km.
A continuación nos trasladaremos al cercano pueblo de Colombres, cuyo Conjunto Histórico fue declarado BIC en el 2013 y Pueblo Ejemplar de Asturias, en el 2015, cuya sociedad civil ha sabido conservar y enriquecer el legado de los emigrantes asturianos, manteniendo su patrimonio y reivindicando su pasado. Ese conjunto está integrado por la Plaza central, el Ayuntamiento, el Hospital "Ulpiano Cuervo" o la propia red de abastecimiento de aguas, puesta en funcionamiento en 1892. Además, Colombres cuenta con alguno de los edificios más representativos de la denominada "arquitectura indiana asturiana", coexistiendo con testimonios de la arquitectura tradicional de los siglos XVIII y XIX. Es la capital del concejo de Ribadedeva. Tiempo libre para visitar el pueblo y tomar algo antes de regresar al hotel. Cena.
- Sábado, 25 : Sierra del Sueve y Ribadesella.
Un completo y variado día en el que nos asomaremos a uno de los mejores miradores de Asturias, caminaremos por un singular hayedo, buscaremos icnitas a la orilla del mar (con baño incluido) y visitaremos Lastres, uno de los pueblos más bonitos de España.
Comenzaremos el día en la Sierra del Sueve, que es la cadena montañosa más cercana al mar (Paisaje Protegido, 1994), y que tiene su máxima altura en el pico Pienzu (1159 m), objetivo de nuestra marcha, y una de las cumbres de mayor relevancia de la península Ibérica, a tan 5,22 km en línea recta del mar.
Después de desayunar nos iremos al aparcamiento del Alto de la Cruz de Llames, donde iniciaremos la ruta a pie que nos conducirá inmediatamente al Mirador del Fito (598 m), balconada estratégicamente situada, posiblemente la más espectacular de Asturias : más de cien km de costa y un increíble arco de montañas (Picos de Europa, P.N. Ponga, Redes, Cordillera Cantábrica, Sueve...) se desplegarán ante nuestros asombrados ojos. Se construyó en 1927.
La ruta nos conducirá por el cordal, faldeando pequeñas cumbres (Poares, Arrudos, Cantu la Teya, de collado en collado, con amplias vistas tanto del Cantábrico como de las montañas. En la Vega del Bustaco (650 m) encontraremos algunas cabañas en ruinas y un abrevadero, donde beben los últimos asturcones, caballo endémico de estas sierras, más bien pequeño y de fuerte constitución.
Desde estas praderías parte el sendero que asciende rápidamente por una vaguada entre los roquedos de los picos Gaviota (dcha) y Corvera (izq) hasta alcanzar el último collado herboso, la majada de Beluenzu (925 m). La ruta gira al norte y, tras pasar la vieja braña de El Cuadro alcanza la cumbre con el vértice geodésico, buzón, caseta y la famosa cruz de hierro de 12 m de altura, visible desde gran parte de la costa de Lastres. A su vez, las panorámicas son excepcionales, como cabría esperar de tan singular cumbre
Esta emblemática cruz tiene su particular historia : Los seis hermanos Victorero Lucio habían emigrado a México, en donde les cogió la revolución de 1911. Prometieron poner una cruz en este pico si salían vivos de allí y podían regresar a su Lastres natal. Promesa que cumplieron en mayo de 1914 colocando la primera cruz de madera, derribada en 1925 por un temporal. En 1928 los hermanos colocaron una segunda cruz, también de roble que duró hasta 1941, cuando se volvió a caer, no se sabe bien por qué. La tercera y definitiva cruz fue inaugurada el 18 septiembre 1955 con una multitudinaria misa. Fue fabricada en la Fundición Laviada, de Gijón. En el entorno de la cruz es probable que veamos gamos, introducidos en 1960, y que al no ser autóctonos están ocasionando algunos daños en la vegetación de la zona.
El descenso se realiza por el mismo camino hasta la vega del Bustaco, desde donde nos acercaremos al hayedo de la Viescona, el bosque de hayas situado a menor altura de toda la península Ibérica. Su peculiarísimo ecosistema sobrevive gracias a la húmedad que le aportan los frentes nubosos del Cantábrico. Tras la visita a este sorprendente hayedo regresaremos al parking de la Cruz de Llames (14 km, con 560 m de subida y bajada).
Seguidamente nos trasladaremos a Ribadesella, con tiempo libre para comer y darse un baño en la playa de Santa Marina. Ribadesella es una villa cuyo casco histórico fue declarado BIC en 1974. Entre los innumerables monumentos hay que destacar la iglesia de Santa María de Junco, BIC desde 1967, y la cueva de Tito Bustillo, declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco (Si se quiere sacar entradas para ver la cueva, pinche en este enlace. No incluido en este viaje).
Por la tarde daremos un paseo por la villa iniciándolo en el extremo occidental de la playa de Santa Marina, en el mirador Punta’l Pozu donde buscaremos las icnitas, las huellas de los dinosaurios. Caminaremos hacia la desembocadura del Sella por el paseo marítimo, donde podremos ver las casas de indianos mezcladas con los palacetes. Tras pasar el puerto deportivo llegaremos al puente sobre el Sella, donde finaliza el tradicional Descenso Internacional del Sella que el 8 de agosto celebrará su 90 aniversario. Tras cruzar el puente continuaremos por el paseo de la Princesa Letizia hasta el puerto pesquero y su lonja. En el paseo de la Grúa veremos los seis paneles de cerámica pintados por Antonio Mingote, en los que se repasa la historia de la villa. Al final de este paseo, frente a la desembocadura del Sella, encontraremos una escalinata que nos conducirá a la ermita de Nuestra Señora de Guía, sobre el Monte Corberu, donde podremos disfrutar de unas vistas fantásticas de la villa, la playa, el Cantábrico, los Picos de Europa...
Regresando por el Camino de Guía entraremos en el casco histórico por la Gran Vía de Agustín Argüelles, donde se encuentran la mayoría de los comercios y cafeterías. Tiempo libre para completar el paseo cada uno a su aire, antes de emprender el viaje de regreso al hotel.
- Domingo, 26 : La Senda Costera de la villa de Llanes.
Después de desayunar abandonaremos el hotel para dirigirnos a Llanes, capital turística del Oriente de Asturias, ubicada en un enclave con unos alrededores difíciles de encontrar en la península Ibérica : el concejo tiene más de treinta playas, la mayoría de gran interés, mientras que la sierra del Cuera cierra el horizonte por el sur.
La enumeración de los monumentos de la Muy Noble y Leal Villa de Llanes es casi interminable. Baste decir que 57 casas están incluidas en el Patrimonio Cultural de Asturias, mientras que el casco histórico (intramuros) esta declarado Bien de Interés Cultural, así como la iglesia de Santa Maria del Conceyu y su órgano, la Torre del Castillo, el Palacio de Castañaga, el Casino y la Casa del Cercau. Aparte tenemos los restos de la muralla medieval (s.XIII), el puerto pesquero, el paseo de San Pedro, la playa del Sablón o Los Cubos de la Memoria, de Agustín Ibarrola. No se puede pedir más, salvo que precisamente este domingo es costumbre celebrar la fiesta de Santa Ana (pendiente coronavirus) donde las cofradías marineras sacan en procesión por mar a la imagen de Santa Ana, se le ofrece una oración y unas coronas de flores como recuerdo a los marineros fallecidos y, de vuelta a la Capilla, se finaliza con la tradicional Danza Prima. Es una fiesta muy popular y querida, con todos los restaurantes llenos.
Para tener una panorámica de la villa y de su bella costa nada mejor que seguir un itinerario (cuya realización estará condicionado por la fiesta), que comenzaremos en la playa de Toró, caracterizada por los múltiples pináculos calcáreos. Para tener una buena perspectiva de esta singular playa y de la ruta que vamos a seguir nos acercaremos al castro de Toró, en la Punta Radón.
A continuación emprenderemos la ruta propiamente dicha siguiendo la costa, que es Camino de Santiago del Norte. La primera playa es la de Puerto Chico, y enseguida accederemos a la punta de San Antón, donde encontraremos el Faro (1860), divisándose en la orilla opuesta Los Cubos de la Memoria. Rodeando el puerto llegaremos a Los Cubos, donde disfrutaremos de una de las muchas postales que esta ruta nos regala.
Tras el puerto, otra imagen inolvidable : La playa del Sablón. Rodeándola llegaremos al Paseo de San Pedro, donde tomaremos otra de las fotos más clásicas de Llanes, con su costa y su sierra del Cuera. El paseo se construyó en 1847, con la llegada de capitales de emigrantes indianos. Gracias a esta pasarela natural, de unos ocho metros de anchura, observamos con detalle la muralla de la ciudad medieval, con su característico torreón y las iglesias más importantes, asi como el acantilado sobre el que se asienta. Nuestros pasos nos conducen a La Playina con el Islote del Peñón, y un poco más allá la Punta de Jarri, donde hay restos de lo que parece un antiguo torreón, y que pone el punto final a este bello recorrido. Sólo resta regresar sobre nuestros pasos al casco histórico, con tiempo para recorrer sus callejuelas y pararnos ante sus innumerables monumentos, escenarios de numerosas películas. Tiempo para comer.
A continuación emprenderemos el viaje a Torrelavega donde a las 19,23h tomaremos el tren Alvia de vuelta a Madrid a donde llegaremos a las 23,10h. Fin del viaje.

Condiciones generales:

Precio: 735€ (socios, 715€).
Suplemento individual: +160€.
Suplemento billete de tren: +80€.
Suplemento seguro cancelación: +14,90€.
Descuento por traslados en coche propio: -30€.
Incluye:
*Transporte Torrelavega-Arenas de Cabrales i/v.
*Transporte necesario para la realización de las marchas.
*Alojamiento en hotel en Arenas de Cabrales (Asturias), en habitación doble con baño.
*Cenas y desayunos.
*Seguro de viaje y guía.
No incluye: entradas a cuevas, museos, monumentos, iglesias, etc.
Forma de Pago: Es necesario abonar 100€ como señal. El resto se pagará siete días antes de iniciar el viaje.
Puede efectuarse el pago mediante ingreso/transferencia a cualquiera de nuestras cuentas corrientes (pincha aquí), o en nuestra oficina abonando en efectivo o con tarjeta.
Cancelación del viaje:
Cualquier cancelación esta sujeta a una serie de gastos, que se detallan a continuación:
*Gastos de Anulación: Que serán los que cobren las empresas de servicios (Transporte, alojamiento, etc.).
*Penalización: Sobre el importe total, se aplicará: El 10% cancelando entre 7 y 3 días. El 25% cancelando dentro de las 48 horas. El 100% no presentándose en la salida.
*Gastos de Gestión: 30€ cancelando entre 7 y 3 días. 45€ cancelando dentro de las 48 horas.

Seguros de viaje:

Por información vienen aquí las condiciones del seguro básico INCLUIDO en el viaje.

Seguro de viaje - INCLUIDO    Seguro de viaje - INCLUIDO (69.9 ko - application/pdf)

Además del seguro que cubre todos los viajes y actividades de Tierra de Fuego, damos la posibilidad de contratar un seguro de viaje OPCIONAL, especialmente útil como seguro de cancelación.

Precio: 14,90 €   (viajes a España - ver condiciones em el PDF adjunto).
Seguro de viaje Vacacional - OPCIONAL    Seguro de viaje Vacacional - OPCIONAL (120.5 ko - application/pdf)