Monasterio de Caleruega y el Sendero de las Loberas

Sábado, 20, enero, 2018 (Cultural y nivel 1)

Un viaje donde se combina una interesante ruta a pie por un encinar con restos arqueológicos, con la visita al monasterio de Caleruega (Burgos).

Datos técnicos

Salida: 8,30 a.m. desde Plaza de España.
A las 8,45 a.m. en Plaza de Castilla.
Regreso: En torno a las 17,15 h se terminará la excursión, parando unos 30 minutos para tomar algo.
Precio: 24€ (Socios: 22€)
Desayuno: En ruta.
Distancia: 9 km
Desnivel de subida: 70 m (120 m acumulado).
Desnivel de bajada: 50 m (100 m acumulado).

PROGRAMA DEL VIAJE:

Este viaje se desarrolla por los términos burgaleses de Caleruega y Arauzo de Salce. Consta de dos partes bien diferenciadas, pero que se complementan perfectamente, obteniéndose una idea general de lo que debió ser la vida medieval en Caleruega y su entorno. Así, por la mañana realizaremos una marcha a pie siguiendo el Sendero de las Loberas, que desde Arauzo de Salce nos conduce a Caleruega, a donde llegaremos en torno a las 15 h, disponiendo de tiempo libre para comer hasta las 16 h, en que realizaremos una visita guiada al Monasterio de Santo Domingo, imponente conjunto monumental sede de la orden de los Dominicos (aprox, 1 h).
Descripción del itinerario a pie
El Sendero de las Loberas es la senda oficial PRC-BU-69, que hemos modificado, manteniendo los principales elementos arqueológicos, al tiempo que hemos aumentado los valores paisajísticos. Se inicia en el pueblecito de Arauzo de Salce, cruza el río Bañuelos y se interna enseguida en un espeso encinar de monte bajo que separa a este pueblo del de Caleruega. Hacia la mitad del recorrido nos encontramos con un par de corrales de Lobera y una torreta de observación, desde la que tenemos unas vistas privilegiadas. Se llama "lobera" a una construcción de forma cónica dentro de los corrales donde se guardaban los rebaños durante la noche, y que servían de refugio a los pastores. Tenían una sola entrada y un respiradero y los utilizaban en caso de que los lobos entrasen en los corrales.
Seguidamente encontraremos la Fuente del Prado, posiblemente seca, y un poco más allá las ruinas de la ermita de San Mamés, uno de los yacimientos de la época medieval de Caleruega. Se construyó entre finales del siglo XII e inicios del XIII; es de planta rectangular (45 m2), levantada sobre un zócalo de sillarejo y muros de mampostería caliza revocados con barro y cubierta de madera a dos aguas con teja curva. Del edificio se conservaba parte de la cimentación de los muros, ya que una vez arruinado, avanzado el siglo XIII, sus piedras fueron reaprovechadas para otras edificaciones, posiblemente para las tenadas y corrales de su entorno.
En el interior del edificio se han documentado cinco amplias cavidades excavadas en la tierra, interpretadas como silos de almacenamiento de cereal, existiendo una más al exterior junto al muro Oeste. Los silos tienen formas cilíndricas y acampanadas, con un diámetro y profundidad media de algo más de un metro, cuyas bocas se cerrarían con tapas de madera o de piedra. La impermeabilidad del terreno arcilloso en el que están excavados, favoreció la conservación del grano, uno de los motivos por los que se realizaron en este lugar.
Por otra parte, en el ángulo Sureste del edificio, se halló una tumba antropomorfa con grandes lajas calizas en la cubierta. Su excavación descubrió un individuo adulto de sexo masculino, cuyos restos parcialmente desplazados (cráneo sobre la pelvis y algunas costillas movidas), así como la alteración parcial de las lajas centrales de la cubierta y el hallazgo de una moneda sobre una de ellas, indican que la tumba fue “violada”. La moneda corresponde a un óbolo de Alfonso X, quien reinó entre los años 1252 y 1284. Este enterramiento podría corresponderse con Don Yagüe, quien la documentación cita como “el que moraba en Sant mammes”. Esta persona podría tratarse de un monje adscrito al monasterio de Silos que realizaría labores de administrador, al tiempo que recaudaría y vigilaría las cosechas de cereal.
San Mamés permaneció en uso durante buena parte del siglo XIII. Su origen estuvo asociado al “coto redondo” de Bañuelos de Calzada, pero igualmente lo estuvo su declive y posterior abandono; si la expansión agraria originó San Mamés como lugar de almacenaje y expresión física de la propiedad silense de este coto, el cambio de titularidad acaecido en 1273 a favor del monasterio de Caleruega, conllevó la reestructuración del sistema recaudatorio hasta entonces establecido, trasladándose el depósito de grano al recién inaugurado monasterio de Caleruega, en virtud de una mejor y más eficaz gestión de las rentas. Este hecho provocaría la inoperancia de San Mamés y su posterior abandono, ruina y expolio.
Continuamos la ruta a pie encontrándonos con una pequeña área de descanso en torno a la Encina Hueca de Santo Domingo, y un poco más allá la Fuente de los Burros, antes de alcanzar un altiplano que cruzaremos para descender hacia el pueblo de Caleruega, fin de este entretenido recorrido, donde tan singularmente se unen paisaje y cultura.
Valores naturales
Toda la región esta constituida por una amplia red de arroyos que van a morir al cercano Duero, de curso corto y estiaje estival (incluso invernal). En un paisaje de monte bajo (apenas 1000 m de altura) estos cursos de agua han creado pequeños vallejos, con encinares ocupando las cabeceras, mientras que el resto ha sido aprovechado para el cultivo de cereales.
Santo Domingo de Guzmán
Santo Domingo de Guzmán nació en Caleruega (Burgos) hacia 1172, en el seno de una familia profundamente creyente. Sus padres, don Félix de Guzmán y doña Juana de Aza, parientes de reyes castellanos y de León, Aragón, Navarra y Portugal, descendían de los condes-fundadores de Castilla. Tuvo dos hermanos, Antonio y Manés.
El nacimiento de Domingo está envuelto en leyendas. Su madre, Juana de Aza, tuvo un sueño premonitorio antes de darle a luz: soñó que llevaba en su seno un cachorro que portaba en la boca una antorcha encendida y saliendo de su vientre parecía prender fuego a toda la tierra. Así se representaba anticipadamente el nacimiento de un gran predicador que despertaría a las almas dormidas, y con la antorcha encendida de su palabra, inflamaría de nuevo el mensaje que Jesús nos ofreció.
Después de nacer, su madrina también tuvo una visión en la que le pareció que el recién nacido tenía una estrella resplandeciente en la frente, e iluminaba con su luz toda la tierra. Estas leyendas han sido plasmadas por los artistas en sus representaciones y en los elementos identificativos que acompañan la iconografía de Santo Domingo.
Caleruega es un lugar de peregrinación dominicana. Aquí vienen personas del mundo entero a conocer el lugar donde nació el fundador de la Orden de Predicadores (Dominicas y Dominicos).
A 20 km, en Gumiel de Izán, hizo sus primeros estudios para poder acceder al Estudio General de Palencia, donde estudió Teología. Después es llamado por Dios a ser canónigo regular en El Burgo de Osma.
A raíz de un viaje diplomático a Dinamarca, conoce la herejía cátara en el Languedoc (sureste de Francia), y Dios le llama a predicar el Evangelio a aquellas gentes, fundando diez años después la Orden de Predicadores.
Dificultad de la ruta
Baja. No hay grandes desniveles y las pendientes son suaves. Hay que tener en cuenta que Arauzo de Salce se ubica a 944 m de altura, y que la máxima cota del recorrido es 1000 m.
Equipo recomendado
Chaqueta impermeable, forro polar, botas de montaña; mochila con comida y agua (1,5 litros mínimo); bastones, paraguas plegable, botiquín personal.
Es recomendable llevar un pequeño bolso de mano con ropa de repuesto que se deja en el maletero del autocar. De esta forma, al regresar puede uno cambiarse, si por la razón que fuera se hubiese uno mojado (o no).
Por otra parte, y con el fin de no ensuciar el autocar, se ruega se lleve calzado de respuesto que se dejará en el maletero, quitándose las botas antes de subir al autocar.
Por razones de seguridad, los bastones se transportarán necesariamente en el maletero del autocar.