Las iglesias de San Antonio de los Alemanes y San Antonio de la Florida

Sábado, 10, febrero, 2018, 11h

foto

Datos técnicos

Precio: 14€ (Socios, 12€)
Grupo: 20 personas
Es necesario inscribirse
Inicio: 11 h, Puerta de la Iglesia de San Antonio de los Alemanes, Calle de la Puebla, 22.
Finalización: San Antonio de la Florida.
Duración: 2h aprox.
Guía: Francisco Juez.

DESCRIPCIÓN DEL PASEO:

En Madrid contamos con dos iglesias dedicadas al mismo santo que destacan por sus maravillosas pinturas murales: San Antonio de los Alemanes y San Antonio de la Florida. Una visita a ambas nos permitirá disfrutar de su belleza y analizar sus frescos desde el punto de vista de la técnica pictórica, estudiar los aspectos formales e iconográficos de cada una de ellas y realizar una interpretación histórica de estos excepcionales conjuntos artísticos. Además, puesto que se trata de obras pertenecientes a épocas distintas, podremos compararlas y advertir las diferencias entre una y otra.
Comenzaremos la actividad visitando San Antonio de los Alemanes, fundada por Felipe III a principios del siglo XVII como hospital e iglesia para atender a los súbditos portugueses residentes en Madrid. En 1689, tras la separación de Portugal, el hospital pasó a depender de la comunidad de alemanes y en 1702 Felipe V cedió la iglesia a la Santa y Pontificia Real Hermandad del Refugio y Piedad de Madrid. Construida por Pedro Sánchez, Francisco Seseña y Juan Gómez de Mora, la iglesia fue decorada por pintores de la talla de Francisco Ricci, Carreño de Miranda y Lucas Jordán. En sus muros podemos encontrar una serie de reyes santos, alegorías, retratos reales, escenas de milagros de San Antonio y en la cúpula ovalada representaciones de santos portugueses y la apoteosis celestial del titular, con la Virgen y el Niño, rodeados por ángeles entre nubes.
A continuación, nos dirigiremos, andando o en metro, hasta San Antonio de la Florida, un pequeño tesoro de Madrid, ignorado aún por muchos de sus habitantes. Calificada por algunos como la Capilla Sixtina de Madrid, destaca, no solo por su encantadora arquitectura neoclásica, sino sobre todo por las maravillosas pinturas murales de Goya, dedicadas a ilustrar un milagro de San Antonio de Padua.
Tras recordar sus antecedentes y su historia, nos centraremos en la belleza fascinante de la ermita, con sus increíbles pinturas. Después de analizar la técnica de los frescos goyescos, de admirar su belleza formal y de explicar los motivos representados en muros y cubiertas de la ermita, podremos visitar también la tumba del genial pintor aragonés, ya que el monumento se convirtió a principios del siglo XX en panteón funerario de Goya.