Las Cogotas y los molinos del Adaja

Sábado, 5/ Domingo, 6, Mayo, 2018
Nivel 1 (8.30 a.m.)

Nivel 1 foto de la excursión

Interesante viaje donde vamos a compaginar la entrada a un molino en funcionamiento con un recorrido a pie por encinares del río Adaja, y una visita guiada al castro de las Cogotas.

Datos técnicos

Ávila
Salida: 8,30 a.m. desde Plaza de España.
A las 8,45 a.m. en Plaza de Castilla.
Desayuno: En ruta.
Precio: 22€ (Socios: 20€)
Distancia:10 km
Desnivel de subida: 150 m (225 m acumulado).
Desnivel de bajada: 160 m (230 m acumulado).

DESCRIPCIÓN DE LA EXCURSIÓN:

Marco Geográfico
Esta ruta se desarrolla por el valle del río Adaja entre los términos municipales de Mingorría y Cardeñosa, en la provincia de Ávila.
Descripción del itinerario
La ruta la iniciamos en Mingorría acercándonos a contemplar su verraco (El Marrano de la Virgen) se encuentra situado en el altozano donde se halla la ermita de San Cristóbal, un lugar preeminente desde el que se divisan en toda su amplitud las estribaciones de la Sierra de Ojos Albos por el noreste, y la Sierra de Ávila y el cerro de Las Cogotas por el suroeste. A su lado pasa el camino que conduce a los molinos que hay en el Adaja, bajando hasta el bello paraje en el que se ubica el molino de Ituero, que sólo conserva las paredes, era de una planta con cubierta a dos aguas, y su entrada se hizo cortando la roca.
Desde ahí continuaremos remontando el curso del río, a media ladera, bajando a contemplar el molino de Trevejo, que conserva la pesquera, el caz, la balsa, los cárcabos y el propio molino de buena piedra de mampostería.
Desde allí, a media ladera, entre las encinas y los bolos graníticos, alcanzaremos la presa de las Cogotas-Mingorría, y tras cruzarla ascenderemos al castro.
Después de la comida, hacia las 15 h, el guía especialista realizará una visita guiada a este yacimiento arqueológico.
Al terminar la visita (unas dos horas), regresaremos al parking de la presa (1 km), donde nos recogerá el autocar, emprendiendo el viaje de regreso a Madrid.
Valores naturales
Quienes contemplen el curso del Adaja por debajo de la presa de las Cogotas, a duras penas se podrán imaginar la importancia histórica y geográfica de este río, que ha dado origen incluso a refranes abulenses. Nace en el puerto de Villatoro (Ávila), al pie del macizo de la Serrota, y atraviesa el valle de Amblés en toda su longitud, abandonándolo en la ciudad de Ávila, donde toma dirección norte hasta Arévalo. Penetra brevemente en la provincia de Segovia, y por la provincia de Valladolid cruza la tierra de pinares que se extiende por los alrededores de Olmedo. Recibe el tributo de las aguas del Eresma, que vierte al Duero, algo más abajo de la ciudad de Valladolid. En total, más de 150 km de longitud.
Valores culturales:
Mingorría: La palabra Mingorría podría proceder del vasco: MIN (lengua); GORRI (roja); A (artículo, la); o sea, LA LENGUA ROJA. Y es sabido que el vocablo LENGUA se aplicó militarmente en la Edad Media a las tierras de la juriadicción de la orden de San Juan de Jerusalen, pero no se sabe qué caballero vasco pudo venir con los repobladores para poner su nombre a Mingorría, tomándolo del color del terreno, si es que - lo cual no es fácil- por razones de permanencia de mozárabes tal nombre no se conservara de tradición céltica, como los de los montes ITUEROS.
Los Molinos del Adaja: Los molinos hidráulicos eran las instalaciones de uso colectivo donde se advierte un nivel más elevado de tecnología agraria. Su construcción estuvo bastante extendida en la geografía diocesana durante los siglos XIII y XIV, de cuya época datan los molinos de Mingorría, Zorita y Cardeñosa. En el siglo XIX el Diccionario de Pascual Madoz (1845-1850) señala que Mingorría cuenta con una veintena de molinos harineros. Sobre la importancia de la industria molinera, diremos que a mediados del siglo XVIII todos los molinos juntos de Zorita y Mingorría producían una renta anual de más de tres mil trescientas fanegas de cereales (trigo, cebada, centeno y algarrobas), mientras que una fanega de trigo valía unos quince reales y el alquiler de un molino de dos ruedas era de unas cincuenta fanegas de trigo al año.
Las Cogotas: Es el castro vettón más conocido de la provincia de Ávila. Esta situado a 1.156 m de altura, se conoce desde 1876 y fue excavado por J. Cabré en los años 1927-1931, permitiendo identificar la cultura de los vettones. Ofrece un doble recinto amurallado, el interior reforzado con bastiones de gran espesor. Al exterior se conservan restos de una línea de piedras hincadas para dificultar el ataque. El recinto interior protegía una serie de casas de medianiles comunes apoyadas en la muralla, que debieron corresponder a las elites del poblado. EL recinto exterior, situado al sur, se dedicó a ferias de ganado y actividades artesanales como fraguas y alfarerías. Sus 15 Ha de superficie se calcula que albergarían unas 250 personas. En el exterior del castro, a unos 250 m de la muralla, se extendía una extensa necrópolis en la que se hallaron más de 1.400 tumbas repartidas en 4 zonas, quizás correspondientes a los diversos clanes del poblado.
Dificultad de la ruta
La ruta por la ladera del Adaja, entre encinas, es el único tramo con algún desnivel.
Equipo recomendado
Botas de montaña, mochila con comida y agua (1,5 litros como mínimo), gorra, botiquin personal, bastones, etc. Y protector solar (labios y cara). Una chaqueta impermeable en el fondo de la mochila puede ser muy útil.
Es recomendable llevar un pequeño bolso de mano con ropa de repuesto que se deja en el maletero del autocar. De esta forma, al regresar puede uno cambiarse, si por la razón que fuera se hubiese uno mojado (o no).
Por otra parte, y con el fin de no ensuciar el autocar, se ruega se lleve calzado de respuesto que se dejará en el maletero, quitándose las botas antes de subir al autocar.
Por razones de seguridad, los bastones se transportarán necesariamente en el maletero del autocar.