La Machota de los Ermitaños

Sábado, 19 / Domingo, 20, Mayo, 2018
Matinal (9 a.m.)

Matinales foto de la excursión

Itinerario por el castañar de Zarzalejo y el bosque de la Herrería.

Datos técnicos

Zarzalejo-El Escorial (Madrid)
Salida: 9 a.m. desde Plaza de España.
A las 9,15 a.m. en Plaza de Castilla.
Regreso: 3 p.m. en plaza de España.
Precio: 19€ (Socios: 17€)
Desayuno: No se para a desayunar.
Distancia: 8 km
Desnivel de subida: 270 m (290 m acumulado).
Desnivel de bajada: 420 m (440 m acumulado).

DESCRIPCIÓN DE LA EXCURSIÓN:

Las rutas matinales están pensadas para aquellas personas que quieran realizar una marcha por la mañana (nivel 1), regresando a las 15 h a Madrid, con tiempo para comer y tener la tarde libre en la ciudad. La que aquí se propone es de nivel 1.

Marco Geográfico
Este itinerario se desarrolla por el noroeste de la provincia de Madrid, dentro de los términos de Zarzalejo y El Escorial.
Descripción del itinerario
Este itinerario cruza la pequeña sierra de las Machotas por el collado de Entremachotas (1284 m), desde el pueblo de Zarzalejo en la vertiente sur, hasta el Escorial, siguiendo las marcas blancas y rojas del sendero de Gran Recorrido GR10 y atravesando uno de los pocos castañares de la Comunidad de Madrid, donde se ubican varios ejemplares catalogados como "árboles singulares".
En el collado abandonaremos temporalmente el GR10 para ascender a la Machota Chica tomando el Sendero de los Ermitaños. El ascenso progresa de cima en cima, a modo de escalera y durante dos kilómetros. El nombre de esta montaña procede de los santeros o ermitaños, que se ocupaban del mantenimiento de las ermitas, a veces incluso con vivienda permanente. Así los tres nombres de sus cimas están relacionados con los ermitaños que vivían en la ermita de la Virgen de Gracia y que vigilaban estos contornos.
A continuación y tras un suave descenso se llega a otro collado, que antecede a un canchal granítico, donde se encuentra “esculpida” una grandísima tortuga. Una veΩ aquí nos iremos al siguiente collado desde donde se observará que a la derecha sube un pequeño sendero que conduce al segundo Ermitaño: Nicolás.
Por último, desde el anterior collado, pero hacia la izquierda, otro camino corona en el tercer pico: Diego, cota 1.404 m, ya con excelentes vistas sobre Madrid. Se trata de la mejor atalaya del itinerario, con buenas perspectivas, tanto de Zarzalejo y Las Dehesas, como de El Escorial. El granito, siempre tan presente en todo el conjunto de Las Machotas, va dando a la marcha un sentido de autenticidad ya perdido en otras montañas, con tantas figuras caprichosas en las rocas, que han dado en denominar: La Bola, El Galápago, El Toro, El Berraco, etc.
Desde la Cima de los ermitaños, se desandará de nuevo el camino hacia el Collado de Entrecabezas, teniendo excelentes vistas sobre el macizo principal de la Sierra y el espolón escurialense. Una vez en el collado de Entrecabezas, continuaremos bajando a la silla de Felipe II y la Casa del Sordo atravesaremos la Herrería para ir a terminar en la ermita de la Virgen de Gracia.
Valores naturales
En este caso, la ruta atraviesa el castañar de Zarzalejo, donde la Comunidad de Madrid situa varios castaños singulares.
El bosque de la Herrería, fue, en otra época, refugio de reyes, ya que se constituyó como el lugar para guarecerse y para el esparcimiento real en tiempos de Felipe II tras una jornada de caza. Hoy día, n ecosistema muy bien conservado. Debido a su relevancia botánica e histórica La Herrería fue declarada Sitio Natural de Interés Nacional y paisaje pintoresco.
Las partes altas de este bosque están dominadas por el roble melojo o rebollo, cuya bellota es aprovechada por la fauna del bosque, en tanto que la leña ha sido de explotación tradicional por el hombre. El sotobosque está constituido por una gran variedad de especies vegetales, como la madreselva, el majuelo, el rosal silvestre, la zarzamora, el aligustre y el cerezo silvestre. Por otra parte, aparecen árboles aislados y singulares, como arces, madroños, tilos, pinos silvestres. Etc... Bajo el sotobosque crece una comunidad herbácea de narcisos, orquideas, violetas, etc….
Valores culturales
Esta ruta ofrece una de las mejores vistas del Monasterio del Escorial, pues desde que se cruza el collado de Entremachotas hasta que se abandona la Herrería, el conjunto monumental esta siempre presente.
La Ermita de la Virgen de Gracia, desde sus origenes, el Real Sitio e inmediaciones, gozó de cierta fama de religiosidad, habida cuenta de las ermitas que poseía. Se tiene conocimiento de la existencia de la ermita, incluso en tiempos anteriores a la construcción del Monasterio, en el mismo siglo XVI. La ermita ha sufrido a lo largo de su historia diferentes vicisitudes, desde que Felipe II, por Real Cédula de 1574, reconoció fiestas, obligaciones y votos perpétuos a las tierras de este entorno. Se tiene como primer fundador o morador a Nicolás García. Después vendrían otros, como Diego Sánchez de San Jerónimo, que cuidó y vivió en la ermita de la Virgen de Gracia largos años. Quedaron sólos en el campo los ermitaños y en determinado momento ocupados en exclusividad en esta ermita, de ahí que también fue llamada “Ermita de los Hermitaños o Ermitaños”. En 1715 se fundó una Cofradía, que gobernaría la ermita. En 1722, con motivo de levantar una nueva capilla, ya se celebra el “Día Grande”, el segundo domingo de septiembre. Durante el siglo XIX, la Cofradía tiene sus altibajos, que paralizan en algunos momentos su actividad. Casi mediando el siglo XX, a partir de 1945, se reconstruye la ermita. Siendo gestores, por último, la Hermandad de Romeros de Nuestra Señora de Gracia. En la actualidad el segundo domingo de septiembre, desfilan las carretas engalanadas y los trajes típicos, proceso que se repite año tras año para regocigo de propios y forasteros.
Dificultad de la ruta
Media.
Equipo recomendado
A pesar de ser una ruta muy sencilla recomendamos llevar equipo de montaña, es decir, ropa cómoda y de abrigo, chaqueta impermeable, botas de montaña ligeras, mochila con agua (1 litro mínimo), comida para picar algo, etc.... Aconsejable un paraguas plegable y bastones.
Es recomendable llevar un pequeño bolso de mano con ropa de repuesto que se deja en el maletero del autocar. Al regresar puede uno cambiarse, si por la razón que fuera se hubiese uno mojado (o no).
Por otra parte, y con el fin de no ensuciar el autocar, se ruega se lleve calzado de respuesto que se dejará en el maletero, quitándose las botas antes de subir al autocar.