La Losa - Vegas de Matute.

Sábado, 12/ Domingo, 13, enero, 2019
Matinal (9 a.m.)

Matinales foto de la excursión

Ruta matinal cercana al rio Moros.

Datos técnicos

Salida : 9 a.m. desde Templo de Debod, Monumento a los Caídos, calle Ferraz.
A las 9,15 a.m. en Plaza de Castilla.
Regreso : A las 15 h en Templo Debod.
Precio : 20€ (Socios : 18€)
Incluye el peaje del regreso por el túnel de la autopista
Desayuno : No hay parada para desayunar.
Distancia : 9 km
Desnivel de subida : 50 m (130 m acumulado).
Desnivel de bajada : 150 m (290 m acumulado).

DESCRIPCIÓN DE LA EXCURSIÓN:

Marco Geográfico
Esta ruta se desarrolla por los municipios de El Espinar, Vegas de Matute y Valdeprado, dentro de la provincia de Segovia.
Descripción del itinerario
La ruta comienza en El Molino de la Villa, en la carretera de El Espinar, tomando la pista que discurre paralela al cauce del rio Moros aguas abajo hasta el puente de Sauquillo, que cruzaremos para alcanzar la ruinas de la Ermita de La Losa. A continuación dirigimos nuestros pasos hacia la población de Vegas de Matute, donde finaliza esta interesante excursión.
Valores naturales
Un ejemplo espectacular de encajamiento fluvial por abrasión lo ofrece el río Moros en el paraje La Risca, en Valdeprados. El tajo que forma el río en esta localización tiene unos 250 metros de largo, más de 30 metros y apenas unos pocos metros de anchura. Tan vertical y estrecha es la hendidura que podríamos hablar, más de una garganta, de un auténtico desfiladero : "paso estrecho entre paredes más bien verticales" ; quizá el único de la provincia de Segovia con estas características, aunque no tengamos noticias de que ninguna tropa haya tenido que reducir el frente de su formación para poder pasar "en fila" por este lugar, situación a la que parece deber su nombre esta singular forma fluvial (Extracto de "Las Raíces del Paisaje").
Valores culturales
Hay que destacar las singulares ruinas de la ermita de Santa Maria de la Losa (s.XII y XIII), de estilo románico tardio.
Son los restos de la iglesia que había en la antigua aldea de Santa María de la Losa. En el lugar, puede verse una iglesia románica cuya construcción podría datar del siglo XIII. Su principal interés, reside en que se trata de la única ermita o templo románico del sur segoviano construido con sillares de granito. Parece ser que el pavimento original eran unas losas de granito que afloran del suelo. En su interior, el presbiterio y ábside todavía se conservan en parte.
Guijasalbas es un anejo de Valdeprados, abandonado. En el año 1247 aparece con el nombre de Elglesias Albas, en 1462 como Eclessiae Albae, en 1591 como Grijas Albas, y a mediados del siglo XIX como Guijas Albas (guijarros blancos).
En 1450 Enrique IV cede derechos sobre estas tierras a D. Diego Arias Dávila, señor de Puñonrostro, concediéndole el mayorazgo de la población, lo que suponía que los vecinos pasaran a ser arrendatarios de sus casas y de las tierras que trabajaban.
En el siglo XV, Juan Arias Dávila, cuarto señor de Puñonrostro es nombrado Conde y arrendador del término, casas y pastos a los vecinos, por quinientas cincuenta fanegas por mitad de trigo y cebada cada año, teniendo además arrendado un molino con morada por noventa fanegas, mitad de trigo y cebada.
En el año 1831, Guijasalbas tenía 73 vecinos y a final de siglo ya contaba con 82, que se ocupaban de cultivar, criar el ganado y mantener un molino harinero que hoy podemos ver totalmente en ruinas a orillas del Río Moros. El cura residía en Valdeprados y la casa aneja a la Iglesia la ocupaba el maestro.
Después de varios traspasos y herencias, ya en el siglo XX, Guijasalbas pasará a ser propiedad de D. Alfonso Velarde de la Piñera, Conde de Velarde y Vizconde del Dos de Mayo, nacido en Getafe (03/12/1916) y fallecido en Madrid (15/03/2008).
D. Alfonso rescinde el contrato con los renteros en 1954, tomando la decisión de comprar maquinaria agrícola y contratar personal asalariado, que también acabará viviendo en el pueblo pero que, poco a poco, lo irán abandonando. En el lugar solamente quedarán pastores y los trabajadores directamente al servicio del “Hotel del Señorito” o “Casa Grande”.
Actualmente el pueblo, en ruinas, se encuentra vallado.
Dificultad de la ruta
Baja en este nivel.
Equipo recomendado
Chaqueta impermeable, forro polar, botas de montaña ; mochila con comida y agua (1,5 litros mínimo) ; guantes, botiquín personal, protector solar, cubremochilas, paraguas plegable, bastones.
Es recomendable llevar un pequeño bolso de mano con ropa de repuesto que se deja en el maletero del autocar. De esta forma, al regresar puede uno cambiarse, si por la razón que fuera se hubiese uno mojado (o no).
Por otra parte, y con el fin de no ensuciar el autocar, se ruega se lleve calzado de respuesto que se dejará en el maletero, quitándose las botas antes de subir al autocar.
Por razones de seguridad, los bastones se transportarán necesariamente en el maletero del autocar.