La Camorca y el Montón de Trigo

Sábado, 2 / Domingo, 3, Septiembre, 2017
Nivel 2+ (9 a.m.)

Nivel 2+ foto de la excursión

Nuevo recorrido que encadena la ascensión a dos singulares atalayas, cruzando desde Valsaín a Cercedilla.

Datos técnicos

Salida: 9 a.m. desde Plaza de España.
A las 9,15 a.m. en Plaza de Castilla.
Regreso: En torno a las 17,30 h terminará la excursión, parando 30 minutos a tomar algo.
Precio: 20€ (Socios, 18€)
Desayuno: Sin parada a desayunar.
Distancia: 18 km
Desnivel de subida: 960 m (1220 m acumulado).
Desnivel de bajada: 820 m (985 m acumulado).
Recorrido del autocar: Pza España - Pza Castilla - Colmenar Viejo - Navacerrada - Pto Navacerrada - Valsaín.
Regreso: Cercedilla - Navacerrada - Colmenar Viejo - Plaza de Castilla - Plaza de España.
Guía: Vicente Reyes.

DESCRIPCIÓN DE LA EXCURSIÓN:

Marco Geográfico
Nueva ruta con la que cruzaremos la sierra de Guadarrama desde Valsaín (Segovia) hasta Cercedilla (Madrid), encadenando las subidas al cerro de la Camorca y al Montón de Trigo.
Descripción del itinerario
Esta ruta reune tres caracteristicas que la hacen interesante: primero, tiene mucha sobra pues gran parte de su recorrido se realiza bajo el pinar.; segundo, el trazado de subida a la Camorca es novedoso pues ni se habia incluido anteriormente en la programación de Tierra de Fuego, ni utiliza sendas habituales, transitando en numerosos tramos campo a través; y tercero, es la primera vez que encadenamos la ascensión a la Camorca con el Montón de Trigo.
Por tanto con estos puntos de interes en mente iniciaremos la ruta en la Pradera de Navalahorno cruzando el Eresma por el puente de la carretera que nos conduce a Valsaín, caserío que atravesaremos para rodear la tapia de piedra y tomar una pista que se adentra en el pinar y que abandonaremos al poco para alcanzar por el monte el cerro del Picadero, que es más bien una amplia pradera ubicada en estratégica posición.
Un breve y ligero descenso al arroyo del Meadero los Acebos nos deja al pie del lomo por el que ascenderemos al cerro Pelado (1619 m), en la divisoria de aguas Eresma-Acebeda. Caminando por ella en dirección sur bordearemos la Camorquilla y ascenderemos a la Camorca (1814 m), inesperada atalaya desde la que admirar una amplia panorámica (macizo de Peñalara, Cotos, Noruego, Cabezas, Guarramilla, Siete Picos, Fuenfría, Pinareja y Montón de Trigo, cumbre hacia la que nos dirigiremos descendiendo primero a la Pradera de la Venta, en la Calzada Romana.
Desde allí la ruta continua ascendiendo por la loma norteña hasta alcanzar los 2161 m del Montón de Trigo, igualmente formidable mirador que rivaliza en vistas con la Camorca.
Desde aquí el recorrido es la clasica travesía al cerro MInguete, peña Bercial y collado de Marichiva, donde tomamos el sendero que desciende por el valle de la Fuenfría y que nos conducirá hasta el hospital, donde daremos por finalizada esta entretenida marcha.
Valores naturales
Los Montes de Valsaín fueron el primer espacio natural protegido legalmente en España, con la prohibición de caza y pesca en 1579. Estos montes pertenecieron en siglos pasados a la ciudad de Segovia, a la Noble Junta de Linajes y al Común de su Tierra, hasta ser comprados en el año 1761 por el rey Carlos III. Desde esa fecha la propiedad estuvo vinculada a la Corona, salvo en el período comprendido entre la promulgación de la ley de desvinculación y venta de bienes de la Corona de 9 de diembre de 1869 y la Ley de junio de 1876, en que pasó el monte Matas a manos privadas, siendo devueltas a la Corona salvo las Matas Pirón, La Súca y Navalosar. Durante la Segunda República pasaron a formar parte del Patrimonio del Estado.
En el año 1982 y como consecuencia de la Ley 23 de 16 de junio, reguladora de los bienes del Patrimonio Nacional, la titularidad de estos Montes, fue transferida al ICONA. Posteriormente y al desaparecer éste, pasaron a ser propiedad del Organismo Autónomo Parques Nacionales, quien los gestiona a través del Centro Montes y Aserradero de Valsaín.
La singularidad del espacio, así como la riqueza y diversidad de su avifauna (más de 100 especies de aves nidificantes) hicieron que fuera declarado en 1987 como Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA), así como la posterior inclusión en la red NATURA 2000 de espacios protegidos de la Unión Europea.
Gran parte de los pinares que se recorren en este itinerario fueron declarados Sitio de Interés Nacional en 1930.
Además, desde un punto de vista hidrográfico la ruta es singular pues desde el curso del Eresma cruzamos al de la Acebeda y de allí al Moros, afluentes todos ellos del Duero, antes de finalizar en el río de la Venta, que aporta sus aguas al río Guadarrama.
Valores culturales
Carlos III, con 53 años, no dudó en emplear durante dos años (1767-1769) a sus mejores maestros de obra para acondicionar la margen izquierda del río Eresma. A este camino se le conoce como “Senda de las Pesquerías Reales” y su finalidad era facilitar la pesca a la realeza además de favorecer un ambiente adecuado para la cría de la trucha (se creaban retenciones en el curso del río y, a través de suaves cascadas, se oxigenaba el agua). El camino, de aproximadamente 9 km de longitud y dos metros de anchura, fue construido con cantos rodados, losas de granito y arena. En él se pueden observar también escalinatas que favorecían el acceso al agua y pasaderas de piedra y pontones de madera, hoy perdidos, que ayudaban a vadear o cruzar el río dependiendo de su caudal.
En cuanto a la Calzada Romana se ha especulado mucho sobre su origen y trazado original.
Dificultad de la ruta
Media, debido a que se camina por malos senderos o campo a través.
Equipo recomendado
Botas de montaña, ropa ligera, una mochila con comida y agua (1,5 litros como mínimo), gorra, protector solar, botiquín personal, bastones, etc. No olvidar una chaqueta impermeable, pues con el calor pueden aparecer nubes de evolución diurna.
Es recomendable llevar un pequeño bolso de mano con ropa de repuesto que se deja en el maletero del autocar. Al regresar puede uno cambiarse, si por la razón que fuera se hubiese uno mojado (o no).
Por otra parte, y con el fin de no ensuciar el autocar, se ruega se lleve calzado de respuesto que se dejará en el maletero, quitándose las botas antes de subir al autocar.
Por razones de seguridad los bastones tienen que transportarse en el maletero del autocar.