La Atalaya y el Regajo de las Yeguas

Sábado, 3 / Domingo, 4, Marzo , 2018
Nivel 2+ (8,30 am)

Datos técnicos

Salida: 8,30 a.m. desde Plaza de España.
A las 8,45 a.m. en Plaza de Castilla.
Precio: 21€ (Socios: 19€)
Desayuno: En ruta.
Distancia: 20 km
Desnivel de subida: 540 m (850 m acumulado).
Desnivel de bajada: 690 m (725 m acumulado).

DESCRIPCIÓN DE LA EXCURSIÓN:

Marco Geográfico
Esta ruta se desarrolla por el norte de la provincia de Guadalajara, cruzando el macizo de Ayllón de Sur a Norte, dentro de los términos de Majaelrayo y Cantalojas.
Descripción del itinerario
Comenzaremos nuestro itinerario en la Junta de los ríos cerca de la población de Cantalojas recorriendo la Loma de las Llanadas y ascendiendo a la cumbre de la Atalaya (1887 m). Desde aquí recorreremos la cuerda en dirección sur y tras superar el Collado de la Mesta y subir el Cabezo de San Pedro, coronar el Regajo de las Yeguas (1810 m).
Continuaremos nuestra ruta en dirección sur dejando atrás sucesivas alturas como la peña del Ventiadero, el Alto Regajo, el collado llano o los Picatos, para descender a la carretera de Majaelrayo al puerto de la Quesera donde nos recogerá el autocar.
Valores naturales
Muy altos. Con esta impresionante travesía cruzaremos el corazón del macizo de Ayllón, alejados de cualquier vía de comunicación.
La vegetación climácica es el rebollar (Quercus pyrenaica), castigado por el carboneo y el ramoneo de las cabras, y en proceso de recuperación al desaparecer estas actividades tradicionales. Al ascender, el rebollo da paso al brezo y a la gayuba que se asientan sobre pizarras descompuestas, formando amplias praderas en la loma de las Llanadas. Este ecosistema es característico de estas montañas.
Además, la loma de las Llanadas actúa como límite del espacio natural de Tejera Negra, que contemplaremos al norte de la ruta.
Valores culturales
La vertiente sur del macizo de Ayllón esta conformada por una serie de alineaciones montañosas intercaladas de agrestes valles y desfiladeros, por donde la comunicación entre los dispersos pueblos ha sido siempre laboriosa. Las grandes vias de comunicación, en su búsqueda de pasos fáciles, han eludido enfrentarse a un macizo de complicada orografía. El valle del Henares y el valle del Lozoya ofrecen soluciones más cómodas. Aún hoy en día sólo la carretera de Majaelrayo a Riaza por el puerto de la Quesera esta asfaltada, aunque malamente y periodicamente en muy mal estado, cuando no cerrada por la nieve.
Este alejamiento de las vias de comunicación ha mantenido a toda la región en un aislamiento secular, que motivo la grandes emigraciones de los años 70 y 80 que dejaron a los pueblos con apenas el 5% de sus habitantes, convirtiendo al macizo de Ayllón en una de las zonas más despobladas de España, a 90 km de la capital. Esta despoblación ha contribuido a la conservación de su peculiar y característica arquitectura negra, uno de los elementos más singulares de esta región.
Si cultural es el disfrute de la montaña, de caminar por ella y apreciar sus paisajes, entonces los valores culturales que atesora el macizo de Ayllón son de gran envergadura, y esta ruta una de las mejores que pueden realizarse en estas montañas, por sus soberbios y variados paisajes, por sus panorámicas sin más límite que el de la imaginación, y por la satisfacción de atravesar con la fuerza de nuestras piernas y de nuestro espíritu uno de los macizos más impresionantes de la región centro.
Dificultad de la ruta
Media en este nivel. La dificultad radica más en la distancia que en el desnivel.
Equipo recomendado
Chaqueta impermeable, forro polar, botas de montaña, polainas; mochila con comida y agua (1,5 litros mínimo); guantes, gorro, botiquín personal, protector solar, cubremochilas&#8230, paraguas plegable, bastones,
Es recomendable llevar un pequeño bolso de mano con ropa de repuesto que se deja en el maletero del autocar. De esta forma, al regresar puede uno cambiarse, si por la razón que fuera se hubiese uno mojado (o no).
Por otra parte, y con el fin de no ensuciar el autocar, se ruega se lleve calzado de respuesto que se dejará en el maletero, quitándose las botas antes de subir al autocar.
Por razones de seguridad, los bastones se transportarán necesariamente en el maletero del autocar.