Evolución histórica de Madrid

El Ensanche del siglo XIX: el Barrio de Salamanca

Sábado, 11, noviembre, 2017, 11h

foto

Datos técnicos

Precio: 10€ (Socios, 8€)
Grupo: 25 personas
Es necesario inscribirse
Inicio: 11 h, calle Serrano nº 1, junto a la Puerta de Alcalá
Final: Juan Bravo/Serrano
Duración: 2h.
Guía: Francisco Juez
Serie Barrios.3

DESCRIPCIÓN DEL PASEO:

Las medidas desamortizadoras, el aumento de la densidad de ocupación del suelo y el aumento de la altura de los edificios en el Madrid del siglo XIX fueron medidas que pronto se demostraron insuficientes. Fue finalmente en 1857 cuando el gobierno de Narváez publicó un Real Decreto de 14 de abril de 1857 por el que se autorizaba al ministro de Fomento, Claudio Moyano a impulsar un proyecto de Ensanche de la capital de España. Moyano le encargó a Carlos María de Castro el proyecto, que lo completó en dos años. La reina Isabel II lo aprobó el 19 de julio de 1860.
A través de uno de los barrios con más personalidad de este Ensanche madrileño analizaremos sus características. Proponemos un itinerario comenzando por la Puerta de Alcalá. En el primer tramo de Serrano, hasta Goya, el más próximo al Madrid histórico, cuenta con las dos manzanas mejor construidas de todo el Ensanche, promovidas por el marqués de Salamanca. Dos grandes edificios, uno desparecido, la Casa de la Moneda, y otro en uso, el Palacio de Biblioteca y Museos Nacionales, han marcado la importancia de la acera izquierda, desde donde se accede al Museo Arqueológico Nacional. Se mantienen además en este tramo la mayor parte de los bellos edificios de viviendas construidos en torno a 1900 y en gran medida este sector conserva el aspecto señorial de la época.
A continuación iremos hacia el este por la calle Goya, donde recordaremos el Palacio de Villapadierna, convertido luego en Instituto Beatriz Galindo y luego sustituido por un moderno edificio, o la ubicación original de la estatua del pintor que hoy se encuentra junto al Museo del Prado. Entraremos en la iglesia de la Concepción, la más antigua del Barrio y recientemente centenaria, buen ejemplo del neogótico. A continuación iremos a la calle Hermosilla, donde podremos ver otro templo muy diferente, la iglesia anglicana de San Jorge, obra de Teodoro Anasagasti, para continuar después hacia el norte por la calle Velázquez, donde admiraremos algunos de los edificios residenciales más importantes. En Ortega Gasset veremos algunos de los palacetes que aún se mantienen en pie y recordaremos el desaparecido Convento de la Concepción Jerónima y luego veremos edificios contemporáneos, como el famoso Girasol, de Coderch. Desde allí regresaremos a la calle Serrano, cuya historia recordaremos a través de la literatura y terminaremos el paseo junto a la calle Juan Bravo, donde descubriremos la historia de la pintoresca calle de la Ese, desaparecida en los años 70 del siglo pasado. En su lugar se alzan el paso elevado sobre la Castellana y el Museo al Aire Libre, que componen un original conjunto urbano. También destaca el edificio del diario ABC, hoy transformado en centro comercial.