El abedular de Somosierra y la Acebeda de Robregordo

Sábado, 10 / Domingo, 11, Noviembre, 2018
Nivel 1 (9 a.m.)

Nivel 1 foto de la excursión

Una ruta para visitar dos dehesas, una de acebos y otra de abedules.

Datos técnicos

Salida : 9 a.m. desde Templo de Debod, Monumento a los Caídos, calle Ferraz.
A las 9,15 a.m. en Plaza de Castilla.
Regreso : En torno a las 17,30 h se terminará la excursión, parando unos 30 minutos para tomar algo.
Precio : 20€ (Socios : 18€)
Desayuno : Sin parada para desayunar.
Distancia : 14 km
Desnivel de subida : 110 m (120 m acumulado).
Desnivel de bajada : 120 m (160 m acumulado).

DESCRIPCIÓN DE LA EXCURSIÓN:

Marco Geográfico
Este itinerario transcurre por los términos municipales de Somosierra y Robregordo, en el norte de la provincia de Madrid.
Descripción del itinerario
Esta ruta consta de dos partes :
Por la mañana realizaremos un recorrido por la dehesa del pueblo, que nos llevará entre abedules, avellanos, robles, acebos, serbales, mostajos, etc a través del que puede ser el mejor bosque atlántico de la región Centro.
A continuación, al regresar al puerto de Somosierra, emprenderemos el itinerario que, siguiendo una pista cerrada al tráfico, nos conducirá hasta la población de Robregordo pasando por su acebeda, una de las mejores de la provincia de Madrid.
Valores naturales
Las Dehesas se han convertido en islas de naturaleza, donde se conjuga la conservación del entorno natural y el desarrollo económico de los lugareños. Gracias a ello podemos disfrutar hoy de enclaves tan bien conservados como el abedular de Somosierra o la acebeda de Robregordo.
Dificultad de la ruta
Fácil. La ruta hasta la acebeda de Robregordo es por pista, con un descenso cómodo, y el itinerario por la dehesa de Somosierra se realiza por sendero.
Equipo recomendado
Chaqueta impermeable, forro polar, gorro, guantes ; botas de montaña ; mochila con comida y agua (1,5 litros como mínimo), botiquin personal, etc. Aconsejable un paraguas plegable…
Es recomendable llevar un pequeño bolso de mano con ropa de repuesto que se deja en el maletero del autocar. Al regresar puede uno cambiarse, si por la razón que fuera se hubiese uno mojado (o no).
Por otra parte, y con el fin de no ensuciar el autocar, se ruega se lleve calzado de respuesto que se dejará en el maletero, quitándose las botas antes de subir al autocar.
Por razones de seguridad los bastones tienen que transportarse en el maletero.