De las Dehesas a Las Pesquerías Reales

Sábado, 21 / Domingo, 22, Julio, 2018
Nivel 1+ (9 a.m.)

Nivel 1+ foto de la excursión

Interesante ruta, donde cruzaremos desde el las Dehesas de Cercedilla (Madrid) al Valle del Eresma (Segovia).

Datos técnicos

Valles de la Acebeda (Segovia) y Dehesas de Cercedilla (Madrid)
Salida: 9 a.m. desde Plaza de España.
A las 9,15 a.m. en Plaza de Castilla.
Regreso: En torno a las 17,30 h terminará la excursión, parando 30 minutos a tomar algo.
Precio: 20€ (Socios: 18€)
Desayuno: No se para a desayunar
Distancia: 16 km
Desnivel de subida: 445 m (465 m acumulado).
Desnivel de bajada: 610 m (630 m acumulado).

DESCRIPCIÓN DE LA EXCURSIÓN:

Marco Geográfico
Esta ruta se desarrolla dentro de los términos municipales de Valsaín (Segovia), y Cercedilla (Madrid), cruzando desde las Dehesas al valle del Eresma.
Descripción del itinerario
Comenzaremos a caminar en el Centro de Interpretación de las Dehesas de Cercedilla, tomando el llamado Camino Viejo de la Fuenfría, que asciende paulatinamente hasta el puerto de la Fuenfría.
Desde aquí descenderemos por el sendero GR 10.1 al valle de Valsaín, y tomar un sendero que desde el cual bajaremos al arroyo Minguete y de allí al río Eresma, bajando por las Pesquerias hasta Boca de Asno y los Asientos.
Desde allí el descenso del río nos conduce, pasando por el espectacular Puente de los Canales, hasta el caserío de Valsaín, donde nos recogerá el autocar.
Valores naturales
Los Montes de Valsaín fueron el primer espacio natural protegido legalmente en España, con la prohibición de caza y pesca en 1579. Estos montes pertenecieron en siglos pasados a la ciudad de Segovia, a la Noble Junta de Linajes y al Común de su Tierra, hasta ser comprados en el año 1761 por el rey Carlos III. Desde esa fecha la propiedad estuvo vinculada a la Corona, salvo en el período comprendido entre la promulgación de la ley de desvinculación y venta de bienes de la Corona de 9 de diembre de 1869 y la Ley de junio de 1876, en que pasó el monte Matas a manos privadas, siendo devueltas a la Corona salvo las Matas Pirón, La Súca y Navalosar. Durante la Segunda República pasaron a formar parte del Patrimonio del Estado.
En el año 1982 y como consecuencia de la Ley 23 de 16 de junio, reguladora de los bienes del Patrimonio Nacional, la titularidad de estos Montes, fue transferida al ICONA. Posteriormente y al desaparecer éste, pasaron a ser propiedad del Organismo Autónomo Parques Nacionales, quien los gestiona a través del Centro Montes y Aserradero de Valsaín.
La singularidad del espacio, así como la riqueza y diversidad de su avifauna (más de 100 especies de aves nidificantes) hicieron que fuera declarado en 1987 como Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA), así como la posterior inclusión en la red NATURA 2000 de espacios protegidos de la Unión Europea.
Gran parte de los pinares que se recorren en este itinerario fueron declarados Sitio de Interés Nacional en 1930.
Valores culturales
Carlos III, con 53 años, no dudó en emplear durante dos años (1767-1769) a sus mejores maestros de obra para acondicionar la margen izquierda del río Eresma. A este camino se le conoce como “Senda de las Pesquerías Reales” y su finalidad era facilitar la pesca a la realeza además de favorecer un ambiente adecuado para la cría de la trucha (se creaban retenciones en el curso del río y, a través de suaves cascadas, se oxigenaba el agua). El camino, de aproximadamente 9 km de longitud y dos metros de anchura, fue construido con cantos rodados, losas de granito y arena. En él se pueden observar también escalinatas que favorecían el acceso al agua y pasaderas de piedra y pontones de madera, hoy perdidos, que ayudaban a vadear o cruzar el río dependiendo de su caudal.
Por otra parte, y en relación con las actividades de los Gabarreros en Valsaín merece la pena leer el artículo que escribió Ignacio Sanz para Revista de Folklore.
Dificultad de la ruta
Media. La subida es muy progresiva, y el descenso muy fresco a lo largo del río.
Equipo recomendado
Botas de montaña, mochila con comida y agua (1,5 litros como mínimo), gorra, botiquin personal, bastones, etc. Y protector solar (labios y cara). Una chaqueta impermeable en el fondo de la mochila puede ser muy utúl.
Es recomendable llevar un pequeño bolso de mano con ropa de repuesto que se dejará en el maletero del autocar. Al regresar puede uno cambiarse, si por la razón que fuera se hubiese uno mojado (o no).
Por otra parte, y con el fin de no ensuciar el autocar, se ruega se lleve calzado de respuesto que se dejará en el maletero, quitándose las botas antes de subir al autocar.
Por razones de seguridad, los bastones se transportarán necesariamente en el maletero del autocar.