Cuatro Caminos y Tetuán

Sábado, 7, abril, 2018, 11h

foto

Datos técnicos

Precio: 10€ (Socios, 8€)
Grupo: 25 personas
Es necesario inscribirse
Inicio: 11 h, calle de Santa Engracia, esquina a Raimundo Fernandez Villaverde.
Final: Plaza de la Remonta.
Duración: 2h aprox.
Guía: Francisco Juez.

DESCRIPCIÓN DEL PASEO:

A finales del siglo XIX nacieron varios núcleos periféricos muy anárquicos en su desarrollo junto a las carreteras principales de acceso a Madrid. Uno de los mayores fue el de Cuatro Caminos y Tetuán, surgido en torno a la carretera de Francia (actual Bravo Murillo). Perteneciente en principio al municipio de Chamartín de la Rosa, no tardó en convertirse en un populoso barrio madrileño, que, pese a los cambios sufridos en los últimos años, conserva importantes vestigios de su historia.
En el paseo que proponemos recorreremos buena parte de este barrio y analizaremos su urbanismo, su arquitectura, su comercio, sus viviendas y otros aspectos relevantes de su realidad histórica. Comenzaremos en la glorieta de Cuatro Caminos, en el límite entre el Ensanche y la periferia histórica. Avanzaremos por la calle de Bravo Murillo, con diversas incursiones especialmente hacia las calles situadas al oeste de ella. Pasaremos por el Mercado Maravillas, proyectado por Pedro Muguruza, por el Cine Europa, obra de Gutiérrez Soto y por la Casa de Baños, de Gabriel Pradal. Por las calles Alvarado, Avelino Montero Ríos, Olite y San Raimundo podremos ver diferentes ejemplos de vivienda obrera de casi todos los periodos del siglo XX. En la calle Santa Juliana se conservan también algunos hotelitos unifamiliares del tipo de la ciudad-jardín de los años 20 y 30 y edificios neoplaterescos. Uno de los sectores más interesantes del recorrido lo encontramos en la Colonia Bellas Vistas.
Desde allí llegaremos a Francos Rodríguez, donde veremos la vaquería construida por Fernández Balbuena en 1925 y la bella iglesia del colegio de los Salesianos. De nuevo en Bravo Murillo nos introduciremos en otro antiguo arrabal, el de Tetuán. Allí recordaremos el campamento militar que dio nombre al barrio o la desparecida plaza de toros y veremos numerosas edificaciones del primer tercio del siglo pasado, cuando se configuró este singular espacio urbano.